El ministro de Deportes de Brasil, Aldo Rebelo, celebró hoy la elección de un armadillo como mascota del Mundial de fútbol del 2014 y consideró que se trata de un "acierto" que rinde homenaje a la vasta fauna del país.

"Ha sido una idea muy buena y sirve para homenajear a un animal común de la fauna brasileña", que además tiene "mucho que ver con el fútbol", pues cuando se esconde dentro de su caparazón adopta una forma similar a la de un balón, dijo Rebelo en una rueda de prensa con corresponsales extranjeros.

El ministro recordó incluso que la elección del animalito, que en el país se conoce como "tatu-bola", se adapta fielmente a la canción "Siri jogando bola (Cangrejo jugando fútbol)", compuesta hace unos 60 años por Luiz Gonzaga, uno de los más reconocidos folcloristas del nordeste de Brasil.

Rebelo citó un trecho del tema, que en portugués dice "Fui passear no país do tatu-bola" (fui a pasear al país del armadillo bola), lo cual en su opinión encaja perfectamente e incluye a los 600.000 turistas extranjeros que Brasil espera para el Mundial.

La mascota fue presentada este lunes por la FIFA, que con su elección pretende ayudar a sensibilizar sobre la importancia del medioambiente y la ecología.

El armadillo aún no tiene nombre, el cual será escogido por los propios aficionados brasileños, que hasta mediados de noviembre próximo podrán votar por una de las tres propuestas de la FIFA: "Amijubi", "Fuleco" y "Zuzeco".