La "ortodoxia" de Tomatito y el baile "de extrema fusión" de los Vivancos contrastarán en la quinta edición del Festival Flamenco de Lisboa, cuya meta es convertir este estilo en el preferido entre los vecinos portugueses.

Entre los próximos 10 de octubre y 12 de diciembre, las actuaciones de ambos serán la guinda de un certamen que también homenajea al cantaor desaparecido Enrique Morente (1942-2010); al legendario Camarón de la Isla (1950-1992); e incluirá también conferencias, degustaciones y exposiciones relacionadas con el estilo español por excelencia.

El festival comenzará el 10 de octubre con un tributo a Morente, sobre el que se proyectará el documental "Morente, la pasión", dirigido por el responsable de festival Suma Flamenca de Madrid, Juan Verdú.

Según ha declarado a Efe el director de la festival, Francisco Carvajal, Morente, fallecido en 2010 pocos meses después de actuar en la tercera edición de la muestra lusa, es una referencia artística ineludible, a pesar de ser poco conocido en Portugal.

"Es él quien ha enseñado a gran parte de España quién es Lorca o Alberti", al arriesgarse a cantar sus poemas, refirió Carvajal.

La faceta lírica de Morente la completará una clase magistral impartida en el Instituto Cervantes de la capital portuguesa, donde se analizará cómo el flamenco ha facilitando entender cuestiones "tan difíciles como la métrica o el ritmo".

El certamen reconocerá además en su clausura el 12 de diciembre al cante jondo del legendario Camarón de la Isla, cuando se cumplen veinte años de su muerte.

La actuación ese mismo día de uno de sus inseparable compañeros durante casi una década, el almeriense José Fernández Torres, alias "Tomatito", supondrá uno de los puntos álgidos del festival.

De su poderoso pulgar derecho nacen composiciones "ortodoxas", pero "con una riqueza de matices" que le sitúan a la altura de su descubridor Paco de Lucía entre "los grandes de la guitarra universal", de acuerdo con el responsable del certamen.

Frente a la rectitud flamenca de Tomatito, al Festival también acudirán el 12 de octubre los Vivancos, "un espectáculo más allá de lo típico y clásico pero con una fuerte base de formación", señaló Carvajal.

Bajo los ritmos del conocido guitarrista Josemi Carmona, la "heterodoxa" y audaz actuación, que junta a siete hermanos oriundos de Cataluña, puede ser la indicada para introducir en el estilo a los "no iniciados", pues ofreces raíces flamencas mezcladas con movimientos de baile clásico o artes marciales.

Refrendar los buenos resultados obtenidos en las ediciones anteriores y asentar la cultura flamenca en Portugal son las principales metas del certamen, que este año espera recibir a más espectadores con el salto a la plaza de Toros de Campo Pequeno, con capacidad para 10.000 espectadores.

El festival también respalda a nombres jóvenes como el del guitarrista luso Marco Alonso, "la esperanza flamenca de Portugal", que este año vuelve a actuar junto a la bailaora malagueña Tatiana Saceda.

El programa de este año lo completa una clase de baile impartida por la maestra sevillana Matilde Coral y otra gastronómica del chef gaditano Ángel León (una estrella Michelín), encargado de elaborar platos inspirados en palos del flamenco como las soleás o las seguidillas.

Además, la organización brindará una feria cultural y gastronómica sobre las ocho provincias andaluzas.