El diputado opositor venezolano Juan Carlos Caldera, acusado por el oficialismo de haber participado en un presunto caso de soborno, decidió hoy separarse de su cargo para facilitar la investigación del caso, mientras que la Asamblea Nacional, de mayoría chavista, aprobó una declaración de condena.

"Yo, de manera muy responsable, para que no haya excusa alguna sobre lo que aquí se está planteando, a pesar de que ya estoy siendo a priori sentenciado, yo le anuncio al país mi decisión de separarme del cargo de diputado para facilitar cualquier investigación", anunció Caldera.

"Y así les ahorro el tiempo de otro aquelarre como el que hoy pretenden montar", añadió el diputado aludiendo a la bancada chavista y reiterando su compromiso "de estar a la orden de cualquier investigación".

Caldera hizo el anuncio en el reinicio de las sesiones en la Asamblea Nacional (AN), de mayoría chavista, donde hoy se aprobó una resolución de rechazo de su conducta "antiética" y se consignó una comisión investigadora para el caso.

El pasado día 13 un grupo de parlamentarios oficialistas mostró un vídeo en el que se ve al diputado recibiendo sobres con dinero de manos de un empresario en un supuesto caso de soborno a cambio de algo aún no aclarado por los denunciantes.

Minutos más tarde el candidato presidencial opositor, Henrique Capriles, anunció la expulsión del legislador de su proyecto político.

El oficialismo solicitó, entonces, una investigación sobre la financiación de la campaña de la oposición, mientras que Caldera afirmó que el dinero recibido era una contribución de un empresario a su campaña personal a la alcaldía de un municipio caraqueño.

El presidente de la Asamblea, Diosdado Cabello, formalizó hoy la aprobación del acta de la Asamblea asegurando que se llevará la investigación hasta sus últimas consecuencias y apuntando que "al que le pique que se rasque, pero al que encontraron agarrando plata no fue un revolucionario".

"Él dice que se separa del cargo, pero realmente debe renunciar al cargo porque no se está separando para irse a una misión diplomática, no, él está cuestionado ante toda la nación por un acto de corrupción vergonzoso", consideró la segunda vicepresidenta de la AN, la oficialista Blanca Ekhout.

"Nosotros -continuó- no queremos una cacería de brujas, no queremos lanzar a nadie a un circo romano, nosotros queremos que se investigue para que cambie ese grupo fascista (...) que está llevando a la derecha de nuestro país a un terreno de violencia, de corrupción, de nepotismo".

Por su parte, el diputado opositor Miguel Pizarro señaló que "Henrique Capriles hizo en veinte minutos lo que Chávez no hizo en 14 años", y criticó que el Gobierno no es capaz de explicar de dónde sale "el montón de plata" para la millonaria publicidad de campaña.

Pizarro dijo que la oposición está "de acuerdo en que se investigue, pero no solamente el caso del diputado Caldera". "Ojalá, con la misma vehemencia aquí se discutieran otros casos", dijo, al poner como ejemplo el caso de la explosión el mes pasado de la refinería Amuay, que dejó 42 muertos.

Casi 19 millones de venezolanos están llamados a las urnas el próximo 7 de octubre para elegir al presidente para el periodo 2013-2019 con el mandatario y candidato a la reelección, Hugo Chávez, y Capriles como favoritos de un grupo en el que también figuran cinco candidatos independientes.