La exploración espacial ya ha entrado en una nueva era y Estados Unidos "está listo para liderar con una visión sostenible nuevas misiones y nuevas capacidades", afirmó hoy el director de la agencia espacial estadounidense (NASA), Charles Bolden.

"Ha comenzado una nueva era de la exploración espacial, una en la cual la industria innova los sistemas para llevar a astronautas estadounidenses a órbitas bajas de la Tierra", señaló el funcionario en una presentación ante el Consejo de Asuntos Mundiales.

"Mientras tanto la NASA ha puesto su mira en el envío de humanos a Marte y a un asteroide con el cohete más grande que se haya construido, y con un vehículo flexible para el transporte de tripulación", añadió.

La agencia espacial estadounidense puso fin, en 2011, a tres décadas en las cuales las misiones de los transbordadores ocuparon el centro de la atención y la mayoría de los recursos de la NASA, en la construcción de la Estación Espacial Internacional.

Tras el fin de la era de los transbordadores, sin un vehículo propio para el envío de astronautas al espacio y con una situación económica que ha forzado a la austeridad, muchos críticos han señalado que la NASA no tiene una misión clara de su futuro.

En el presupuesto para el período fiscal 2012, que termina el 30 de septiembre, el presidente Barack Obama asignó a la NASA 17.800 millones de dólares, esto es 648 millones de dólares menos que en el año anterior, y 924 millones menos de lo que había pedido al Congreso.

Si el Congreso y el Poder Ejecutivo no llegan a un acuerdo sobre presupuesto e impuestos antes de fin de año, se aplicarán recortes de gastos automáticos y la NASA perderá más de 1.300 millones de dólares en 2013.

Según los expertos, eso representa una reducción de unos 417 millones de dólares en el presupuesto de la NASA para ciencia, 346 millones de dólares para operaciones especiales, 309 millones de dólares para exploración y otros 246 millones de dólares en funciones de apoyo.

Bolden, un general retirado de la Infantería de Marina y exastronauta con cuatro misiones en transbordadores espaciales, mencionó la recién iniciada misión del robot Curiosity en Marte, y las primeras pruebas con un vehículo de reabastecimiento de la EEI, producido por el sector privado, como ejemplo de las nuevas pautas en la aventura espacial.

"Nuestras misiones científicas continúan reescribiendo los libros de texto y asombran al mundo con nuevos descubrimientos y avances tecnológicos", dijo Bolden.

El director de la NASA recordó que la exploración espacial comenzó hace más de cinco décadas marcada por la competencia entre Estados Unidos y la Unión Soviética, pero "en décadas recientes ha avanzado gracias a la cooperación internacional".

"Estados Unidos está orgulloso de su liderazgo mundial en esta exploración, pero no hubiese sido posible el progreso sin la cooperación", agregó.

"En cinco décadas hemos firmado más de 4.000 acuerdos con 120 naciones, y actualmente hay 500 de tales acuerdos en vigencia", indicó.

Bolden señaló como ejemplo de los rumbos inesperados de la exploración científica la colaboración que brindó la NASA en 2010 para el salvamento de 33 mineros atrapados a 700 metros de profundidad en una mina en Copiapó, Chile.

"Eso es, precisamente, lo que significa la exploración", explicó. "La disposición a explorar posibilidades, muchas veces sin saber cuál será el resultado".

"Porque todos heredamos la necesidad de explorar, creo firmemente que los individuos y las naciones seguirán sintiéndose atraídas por la promesa de la exploración espacial", señaló Bolden.

"EE.UU. está listo a encabezar la marcha en esta era de exploración espacial y da la bienvenida al apoyo y la participación de nuestros socios internacionales en el logro de nuestras ambiciosas metas", puntualizó.