El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, se ha reunido hoy con el primer ministro de Francia, Jean-Marc Ayrault, con quien ha abordado las principales cuestiones de la agenda europea y las vías para salir de la crisis.

El encuentro ha servido a ambos políticos para intercambiar opiniones sobre los principales retos de la UE y de la eurozona, especialmente en lo que se refiere a los planes de los líderes para profundizar en la Unión Económica y Monetaria, empezando por la creación de una unión bancaria, informó el Ejecutivo comunitario.

La Comisión Europea presentó el pasado día 12 su propuesta para crear un supervisor bancario único en torno al Banco Central Europeo (BCE), un primer paso para avanzar hacia la unión bancaria.

No obstante, esta iniciativa ya se ha topado con la resistencia de países como Alemania o Bélgica, que no creen realista que la institución monetaria pueda vigilar la totalidad de los 6.000 bancos de la eurozona ni que el organismo esté en marcha ya el 1 de enero de 2013.

Por su parte, el primer ministro francés ha informado a Barroso sobre las perspectivas económicas de su país y las medidas puestas en marcha para impulsar el crecimiento y la competitividad, según la Comisión Europea.

En este sentido, ha recordado el compromiso de Francia con el cumplimiento de los objetivos de consolidación presupuestaria y las reformas estructurales, siempre de acuerdo con la Comisión Europea.

La entrevista también ha servido a Barroso y a Ayrault para intercambiar puntos de vista sobre el próximo presupuesto plurianual 2014-2020 de la Unión Europea y su contribución al crecimiento, así como para analizar sus visiones políticas sobre el futuro de Europa tras el reciente discurso del estado de la Unión de Barroso ante el Parlamento Europeo.