El número de fallecidos en Sierra Leona a causa del brote de cólera declarado a principios de año asciende a 271, dieciséis más que la semana pasada, según la actualización difundida hoy por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En un comunicado, la OMS reiteró que el mayor número de casos se registra en Freetown y el resto de la zona occidental del país.

La OMS indicó que trabaja con el ministerio de Sanidad local para hacer frente a la propagación del brote, con programas centrados en la comunicación, la movilización social, el suministro de agua potable, la promoción de la higiene y el seguimiento de los casos.

El énfasis se pone también "en la detección temprana de los contagios y en la realización de tratamientos en él ámbito con el objetivo de reducir el número de muertes".

La propagación del cólera ha sido calificada como una "crisis humanitaria" por las autoridades sierraleonesas y se ha acentuado en las últimas semanas debido al inicio de la temporada más intensa de lluvias, que remueven las basuras y residuos, contaminando el agua.

El cólera, que se contrae a través del consumo de agua o comida contaminada, es una infección del intestino delgado que puede causar diarrea severa y vómitos, y que puede matar en cuestión de horas.

Pese a la seriedad de la situación, la OMS mantiene su decisión de no recomendar restricciones de viajes a Sierra Leona.