El más tradicional festival de cine brasileño arrancó la noche del lunes en Brasilia con la exhibición de una obra que retrata la centenaria inmigración libanesa en el país suramericano.

La película "A última estacao" (La última estación) del director Marcio Curi, presentada fuera de concurso, narra la historia de dos adolescentes que en los años 50 hacen una travesía en barco desde Líbano hasta Brasil. Medio siglo después, uno de ellos recorre su país adoptivo en busca de los amigos que conoció en aquel trayecto.

El actor libanés Mounir Maasri, protagonista de la película, conmemoró que Curi se haya decidido a "hacer el rescate histórico de la migración libanesa en Brasil".

El Festival de Brasilia de Cine Brasileño presentará hasta el lunes seis películas que disputarán premios en categorías de ficción, documental y animación, siendo el más importante el de mejor largometraje de ficción, con un premio de 125.000 dólares.

Por este galardón compiten "La memoria que me cuentan" de Lucia Murat, "Buena suerte, mi amor" de Daniel Aragao, "Ellos vuelven" de Marcelo Lordello, "Era una vez yo, Verónica", de Marcelo Gomes; "Ese amor que nos consume" de Allan Ribeiro y "Noches de Reyes", de Vinicius Reis.

En la categoría de documental llamó la atención de la prensa la obra "Un filme para Dirceu", de Ana Johan, que retrata la vida de un músico parapléjico. La obra nació cuando el protagonista, Dirceu Cieslinski, llamó a la realizadora para preguntar cuánto costaría realizar una película sobre su vida. A partir de esa conversación inicial, ambos se mantuvieron en contacto a lo largo de los tres años que duró la filmación del documental.

También generó gran expectativa la cinta de ficción "Ellos vuelven", sobre dos niños abandonados por sus padres a la orilla del camino que deben emprender un largo camino de regreso a casa.

"El Festival de Brasilia no es sólo el más tradicional e innovador, lo que hace que sea uno de los más importantes de Brasil por la gran participación y repercusión que alcanza. También es un espacio importante que da visibilidad a la producción brasileña", comentó el viceministro de Cultura, Vitor Ortiz, al inaugurar el evento.