El gobierno sirio ha lanzado de manera indiscriminada bombardeos aéreos y ataques de artillería contra zonas residenciales al parecer simplemente para castigar a la población civil que cree simpatiza con las fuerzas rebeldes, ya que esas acciones no están dirigidas a combatientes de la oposición ni a objetivos militares, dijo el miércoles Amnistía Internacional.

Gran parte de la reciente lucha se ha centrado en la disputada ciudad de Alepo, pero el grupo con sede en Londres dijo que cientos de civiles, muchos de ellos niños, resultaron muertos o heridos en las últimas semanas en otras partes del norte y el centro de Siria, en ataques que afectaron a personas en sus casas, en las calles o mientras intentaban refugiarse de los bombardeos.

Amnistía Internacional difundió sus conclusiones en un informe tras la visita a Siria de la investigadora de crisis Donatella Rovera, que recorrió del 31 de agosto al 11 de septiembre 26 poblados y aldeas en la zona de Jabal al-Zawiya y otras partes de las regiones de Idlib, en el norte, y del norte de Hama.

El conflicto entre el régimen del presidente Bashar Assad y sus opositores comenzó hace 18 meses con protestas pacíficas a las que atacaron las fuerzas de seguridad del gobierno, y desde entonces los hechos de violencia han derivado en una guerra civil. Los activistas afirman que al menos 23.000 personas han muerto, muchas de ellas civiles que cayeron víctimas de la represión del régimen, aunque pesan sobre las facciones rebeldes acusaciones de ejecuciones sumarias y otros abusos.

El régimen de Assad, que afronta la condena internacional, afirma que lucha contra el terrorismo perpetrado por combatientes extranjeros. Irán y Rusia figuran entre los pocos aliados del régimen de Siria.

El informe de Amnistía Internacional incluye críticas a los combatientes de la oposición por presuntas violaciones a los derechos humanos y afirma que ambos bandos han efectuado operaciones dentro de zonas residenciales y lanzado ataques desde las mismas, lo cual aumenta el peligro que afrontan los civiles.