Al menos cuatro soldados han muerto y otros 48 han quedado heridos hoy en un ataque con lanzagranadas contra un convoy militar en el sureste de Turquía.

El asalto, presumiblemente obra del ilegal Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda, tuvo lugar a las 09:45 GMT en una carretera de la provincia de Bingöl, según ha informado la edición digital del diario "Hürriyet".

El gobernador de Bingöl, Mustafa Hakan Güvençer, confirmó al citado diario que hay al menos cuatro muertos y 48 heridos.

Los guerrilleros ametrallaron el convoy con lanzagranadas y fusiles de largo alcance, y al menos un vehículo quedó totalmente calcinado.

Los hospitales de Bingöl hicieron un llamamiento público a donar sangre, mientras el Ejército envió refuerzos y helicópteros a la zona para perseguir a los rebeldes.

En los últimos meses, el PKK ha intensificado su actividad armada hasta convertirla este verano en la más sangrienta de la década.

Desde febrero han muerto algo más de cien miembros de las fuerzas de seguridad turcas, entre policías y soldados, en combates con el PKK, y según el Gobierno, más de medio millar de guerrilleros han sido abatidos sólo en el último mes.

El PKK, considerado organización terrorista por Turquía, Estados Unidos y la Unión Europea, tomó las armas en 1984 para luchar por la autodeterminación de los aproximadamente doce millones de kurdos del país, desde entonces, más de 45.000 personas han muerto en enfrentamientos y atentados.

Por otra parte, un tribunal de Estambul ha condenado hoy a una diputada del prokurdo Partido Paz y Democracia (BDP), Sabahat Tuncel, a ocho años y nueve meses de cárcel por supuestos vínculos con el PKK.

Si la sentencia llega a ser aprobada por el Tribunal Supremo, Tuncel, que estuvo en prisión preventiva pero fue liberada tras ser elegida diputada el año pasado, perderá su inmunidad parlamentaria y deberá regresar a la cárcel.