El Sindicato Unitario de Trabajadores en la Educación del Perú (Sutep) responsabilizó a maestros vinculados al grupo terrorista Sendero Luminoso del ataque que sufrió hoy la sede del Ministerio de Educación, que terminó con cristales de ventanas y puertas rotos a pedradas.

El secretario general del Sutep y presidente del Comité Nacional de Lucha, Renee Ramírez, manifestó, en un comunicado, su condena "a los actos delictivos de los miembros del Conare", una facción radical del sindicato de maestros que las autoridades vinculan a Sendero Luminoso.

"Aquellas personas que cometieron este acto vandálico no pueden llamarse profesores pues lo único que hacen es desenmascararse de pie a cabeza, mostrándose tal cual son, y como bien lo manifestó el viceministro de Educación Martin Vegas, son miembros del Conare-Proseguir-Sendero Luminoso, que lo único que buscan es manchar y desacreditar los justos reclamos del magisterio nacional", enfatizó Ramírez.

El dirigente aseguró que los miembros del Sutep son "profesionales de la educación y como tales... personas respetuosas de las instituciones públicas y privadas".

"Todos nuestros reclamos los expresamos a través del diálogo, y hoy con protestas pacíficas que se evidencian en cada una de nuestras marchas", señaló Ramírez, quien pidió a las autoridades del Ejecutivo peruano que atiendan "los justos reclamos de todo el magisterio nacional", que comenzó una huelga el 5 de septiembre.

Decenas de maestros llegaron hoy hasta la sede del Ministerio de Educación, cuyo nuevo edificio fue inaugurado el año pasado, y se enfrentaron con la Policía cuando intentaron ingresar al edificio.

En el choque resultaron varias personas heridas, mientras que los manifestantes arrojaron piedras y otros objetos contra el local, lo que causó destrozos en los cristales de puertas y ventanas, según mostró la televisión local.

Otro grupo de profesores en huelga irrumpió también hoy en la Plaza de Armas de Lima, de donde fue desalojado por la Policía con gases lacrimógenos, ya que es un lugar prohibido para las manifestaciones.

En el choque, la Policía desplegó a su unidad a caballo y a camiones que lanzaban gases lacrimógenos, para dispersar a los manifestantes que lanzaban arengas contra el Ejecutivo y que se reunieron de forma sorpresiva en las inmediaciones del Palacio de Gobierno y la municipalidad de la ciudad.

El Sutep mantiene una huelga indefinida desde el 5 de septiembre y reclama el aumento inmediato del 15 % de sus salarios, lo que ha sido rechazado por representantes del Gobierno.

El presidente del Consejo de Ministros, Juan Jiménez, señaló anteriormente que se tiene planeado un presupuesto de 720 millones de soles (unos 274 millones de dólares) para el sector educación, por lo que consideró que la huelga "no tiene razón de ser".

Las clases escolares se mantienen suspendidas en una gran cantidad de colegios públicos de diversas zonas del país por la medida de protesta.

Las autoridades del Ejecutivo anunciaron hoy que denunciarán ante los tribunales a los responsables del ataque contra la sede del Ministerio de Educación, entre los que mencionaron a René Ramírez, por ser el dirigente máximo del sindicato de maestros.