Un muerto, un desaparecido y al menos cuatro heridos ha sido el balance provisional del paso anoche del potente tifón "Sanba" por el suroeste del Japón, que provocó cortes de luz en más de 100.000 casas en las islas de Kyushu y Okinawa.

La Agencia Japonesa de Meteorología mantuvo también para hoy la alerta máxima en el suroeste nipón por las fuertes lluvias, oleaje y tormentas provocadas por el "Sanba", el décimo sexto tifón de la temporada en Japón.

El tifón, que hoy atravesará la península coreana, se mueve a una velocidad de 35 kilómetros por hora y cuenta con una presión atmosférica de 935 hectopascales en su centro, lo que ha provocado vientos de hasta 230 kilómetros por hora.

Por el momento, el único fallecido es un hombre de 83 años de Nagasaki, en Kyushu, que murió tras caerse desde el tejado de su casa cuando se encontraba revisándolo ante la llegada del tifón, según informaron fuentes policiales a la agencia Kyodo.

Mientras, en la prefectura de Okinawa, un hombre de 29 años desapareció mientras hacía submarinismo en la isla de Ishigaki y, según la guardia costera, lo más probable es que haya sido arrastrado lejos de la costa por la fuerza de las olas.

Además, en Nago (Okinawa) más de 60 casas quedaron anegadas por el agua y un hombre de 46 años fue golpeado por una tabla debido a los fuertes vientos, y fue uno de los cuatro heridos reportados en el archipiélago de Okinawa.

En Kyushu el tifón dejó sin luz a 46.300 hogares, mientras en Okinawa 62.800 casas sufrieron también los cortes del suministro eléctrico.

En la isla de Yoron, en Kagoshima (Kyushu), los 2.454 residentes y turistas tuvieron que ser temporalmente evacuados ante el peligro del "Sanba", que se espera que tras su paso, hoy, por el centro-este de la península coreana alcance, mañana, la costa este china.