A pocas horas de que los 20.000 trabajadores de Ford, General Motors y Chrysler en Canadá se declararan en huelga, el sindicato Canadian Auto Workers (CAW) llegó a un acuerdo con Ford para la firma de un nuevo contrato colectivo.

CAW había señalado que si antes de la medianoche del lunes no alcanzaba un acuerdo con Ford, los trabajadores de esta empresa automovilística así como los de GM y Chrysler en Canadá, en total unas 22.500 personas, se declararían en huelga.

El sindicato ha prorrogado el plazo dado a GM y Chrysler para que estudien el acuerdo alcanzado con Ford.

Tradicionalmente, los "Tres Grandes de Detroit" aceptan el primer acuerdo logrado por CAW con los fabricantes en la ronda de negociaciones para la firma de nuevos convenios colectivos.

El acuerdo alcanzado con Ford, y que afecta a los 4.500 empleados de la marca del óvalo azul en Canadá, permitirá una reducción salarial y un recorte de jubilaciones para los nuevos contratados.

Los nuevos contratados empezarán a percibir 20 dólares la hora (4 dólares menos que en la actualidad) y necesitarán seis años para alcanzar 34 dólares a la hora, el tope salarial.

Además, los trabajadores existentes recibirán bonificaciones anuales de 2.000 dólares, en vez de aumentos salariales anuales.

Por su parte, Ford ha aceptado crear 600 nuevos empleos durante los próximos cuatro años, lo que compensará parcialmente los 1.200 despidos anunciados por la compañía.

Las negociaciones con los "Tres Grandes de Detroit" se centran en cuestiones salariales. Las empresas quieren que los sueldos de sus trabajadores canadienses se equiparen a los que pagan en Estados Unidos, donde son alrededor de 15 dólares menos por hora.

Los fabricantes consideran que Canadá es el lugar más caro del mundo para la fabricación de automóviles.

Por su parte, CAW recordó que en las anteriores negociaciones, celebradas en 2009, el sindicato aceptó concesiones salariales por la mala situación financiera del sector.

Pero los fabricantes estadounidenses han vuelto a la rentabilidad y sus beneficios se cuentan en centenares de millones de dólares.