Al menos 7 personas murieron y otras 25 resultaron heridas por el estallido hoy de un coche bomba que conducía un supuesto suicida en el centro de Bagdad, informó a Efe una fuente de la policía iraquí.

El atentado se produjo en una de las entradas de la llamada Zona Verde de Bagdad, donde se encuentran las sedes del Gobierno y el Parlamento de Irak, añadió la fuente.

La explosión del coche bomba causó además daños materiales en vehículos y edificios cercanos.

La fuente explicó que entre las víctimas hay policías y que las fuerzas de seguridad cerraron la zona completamente para prevenir otras explosiones.

Irak vive actualmente un repunte de la violencia que ha puesto en entredicho la seguridad en el país, escenario de distintas cadenas de atentados dirigidas principalmente contra objetivos chiíes y fuerzas de seguridad, e intensificadas desde la salida definitiva de las tropas estadounidenses el 18 de diciembre pasado.