Al menos 14.000 hectáreas de vegetación han sido consumidas por incendios desde junio debido a la temporada de sequía y a descuidos en el manejo de fogatas, indicaron las autoridades el lunes.

Los incendios han destruido zonas de bosques, pastizales y páramos en 180 municipios del millar que hay en el país y en al menos 22 de los 32 departamentos colombianos, informó Carlos Iván Márquez, director del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo.

Los incendios hasta ahora no han provocado víctimas, aseguró el funcionario en diálogo telefónico con la AP.

Tradicionalmente los fuegos en Colombia, un país de 114 millones de hectáreas de las cuales al menos 64 millones están cubiertas por bosques naturales, surgen en la temporada de verano, es decir de diciembre a febrero y de junio a septiembre.

Pero en los dos últimos años, los incendios afectaron sólo unas 2.000 a 4.000 hectáreas debido al paso por el país del fenómeno de La Niña, o las corrientes frías del Pacífico y que multiplicaron la cantidad de lluvia.

Márquez dijo que esperan que para fines de septiembre comience la temporada de lluvias y ayude en el control de los incendios, aunque ya el gobierno ha advertido de una fuerte nueva sequía a fines de año.