El presidente de Repsol Sinopec, José María Moreno, afirmó hoy que la compañía hispano-china comenzará la producción en el campo de Sapinhoá, en la costa brasileña, a principios del año que viene.

Los cálculos de la empresa contemplan una producción inicial de 30.000 barriles diarios que se elevará hasta una horquilla de entre 120.000 y 150.000 barriles cuando se cumpla un año de operación, según dijo Moreno a periodistas durante la feria Rio Oil & Gas, que comenzó hoy en Río de Janeiro.

Repsol Sinopec participa en un 25 por ciento de este campo, situado a cerca de 300 kilómetros de la costa de Sao Paulo, en el que Petrobras es la operadora y también participa BG Group.

Moreno dijo que la compañía ya ha presentado a la Agencia Nacional del Petróleo (ANP), el regulador brasileño, el programa de desarrollo de los tres campos que integran el bloque BM-C-33, donde realizó recientemente grandes descubrimientos de hidrocarburos.

En el campo Pão de Azúcar, en el que Repsol Sinopec posee un 35 por ciento y es el operador, hay un volumen estimado de 700 millones de barriles de petróleo y tres millones de pies cúbicos de gas (tcf).

El responsable de Repsol Sinopec explicó que la perforación de ese campo solo se iniciará en el tercer trimestre del año que viene, porque el equipo que ha contratado está actualmente en un proyecto en Corea del Sur que concluirá previsiblemente el próximo julio.

Moreno argumentó que el Pão de Azúcar es "el campo de mayor profundidad descubierto en Brasil", lo que exige utilizar equipos de perforación complejos que en este momento no están disponibles en el mercado.

Una vez terminada la perforación, se realizará una nueva evaluación del volumen de hidrocarburos que contiene el yacimiento, lo que se podría producir entre 2014 o 2015, según Moreno.

El directivo dijo que el objetivo de la compañía es "crecer" en Brasil y utilizar los 17.800 millones de dólares que dispone la empresa en proyectos de exploración y producción.

"El objetivo es crecer. El dinero de la ampliación de capital es para eso", dijo Moreno, en alusión a los 7.100 millones de dólares que aportó Sinopec en 2010 al fusionarse con la filial brasileña de Repsol.

Repsol participa desde 2006 en el campo de Albacora Leste, en el que es socia de Petrobras, que posee un 90 por ciento; tiene dos proyectos en evaluación, Piracucá y Carioca, y once bloques exploratorios, entre ellos el citado BM-C-33.