Un juez federal que decretó que una presa tenía derecho a que el gobierno le pagara por una operación de cambio de sexo falló que la ahora mujer también es elegible al reembolso de sus gastos legales con fondos públicos.

Aunque el fallo del domingo del presidente del tribunal federal de distrito Mark Wolf no indicó una cantidad exacta a la que tiene derecho Michelle Kosilek, el caso se remonta a varios años atrás y dijo que la cifra "probablemente sea grande".

El juez decretó a principios de mes que el departamento estatal de prisiones violó los derechos de Kosilek al negarse a pagarle la operación de cambio de sexo.

Kosilek nació con sexo masculino pero vive como mujer en una prisión exclusiva para varones. Kosilek se llamaba Robert cuando se casó con Cheryl Kosilek. Fue hallada culpable de asesinarla en 1990. Kosilek cumple cadena perpetua.