Los manifestantes de Ocupemos Wall Street celebraron el lunes el aniversario del movimiento congestionando las intersecciones viales en el distrito financiero de la ciudad, marchando al ritmo de tambores que eran familiares el año pasado.

Los manifestantes deambularon por el distrito financiero del bajo Manhattan toda la mañana en grupos de unas decenas, de una intersección a otra y de regreso, coreando en voz alta los problemas de Wall Street. En total, fueron unos cientos de manifestantes esparcidos en toda la ciudad. Más de 100 fueron arrestados a media tarde, la mayoría con acusaciones de desorden público.

Los eventos del día carecieron de la influencia de las protestas del año pasado del movimiento Ocupemos, cuando los manifestantes se reunían por miles. Sin embargo, se mostraban optimistas mientras deambulaban por sus viejos dominios, aturdidos ante la perspectiva de estar juntos otra vez. Refutaron cualquier insinuación de que el movimiento se hubiera difuminado.

"Este es un movimiento. Sólo ha pasado un año", dijo Justin Stone Díaz, manifestante de Brooklyn. "Va a tomar muchos años para que se desarrolle y se perfile exactamente lo que somos".

Sin embargo, el movimiento ahora es la sombra de su poderosa infancia, cuando un grupo de jóvenes enarboló el poder de un país desilusionado y tomó las calles hablando sobre la codicia corporativa y la desigualdad.

Zuccotti Park, el otrora campamento de Ocupemos, quedó rodeado por barricadas metálicas y policías que montaban guardia.

En San Francisco, grupos locales de Ocupemos planeaban ocupar 10 bancos en toda la ciudad y realizar una marcha nocturna. En Oakland, una barricada de metal protegía el jardín del ayuntamiento donde se realizaron enfrentamientos violentos entre la policía y manifestantes el año pasado.

Se planearon eventos similares en más de 30 ciudades de diversos países.

___

La periodista de The Associated Press Verena Dobnik contribuyó con este reporte.