La Federación Portuguesa de Fútbol (FPF) ha llegado a un acuerdo con el que fuera seleccionador luso entre 2008 y 2010, Carlos Queiroz, sobre la indemnización a pagar por su despido, lo que les evitará ir a juicio.

Así lo publica hoy la prensa portuguesa, que cifra en 2 millones de euros la cantidad que finalmente recibirá Queiroz por ser apartado de su cargo, según recoge el diario "Record" en su portada.

En un comunicado, la propia FPF precisó que este acuerdo permitirá no resolver en sede judicial el litigio con el técnico, que arrancaba hoy mismo.

"Este juicio, en nada contribuiría a la defensa de los intereses de la selección y el fútbol portugués", subrayó la federación lusa.

La FPF echó a Queiroz en septiembre de 2010 y justificó su decisión por la pérdida de confianza, derivada de unas declaraciones del que fuera técnico del Real Madrid en las que criticaba al vicepresidente del máximo organismo del fútbol portugués.

Concretamente, el entonces seleccionador acusó en una entrevista al vicepresidente de la FPF, Amandio de Carvalho, de liderar una especie de complot en su contra para acabar con su despido.

Estas críticas del entrenador luso se debían al proceso disciplinario abierto contra él por la FPF por insultar presuntamente a los miembros de la Autoridad Antidopaje cuando sometieron a un control a varios jugadores de la selección en mayo de 2010, en plena fase de preparación para el Mundial de Sudáfrica.

Después de terminar el Mundial -Portugal perdió en octavos contra España-, el presidente de la federación lusa por aquel entonces, Gilberto Madaíl, consideró que estas afirmaciones suponían una falta de respeto de Queiroz sobre la entidad patronal que lo contrataba, lo que en su opinión justificaba su despido "con causa justa".