Europa lanzó hoy su segundo satélite de órbita polar, el MetOp-B, a bordo de un cohete Soyuz desde el cosmódromo de Baikonur (Kazajistán) para mejorar las predicciones meteorológicas hasta cinco días, frente a los tres de Meteosat.

La Agencia Espacial Europea (ESA) dijo a Efe desde su centro de control de operaciones en Darmstadt (oeste de Alemania) que el lanzamiento se produjo con éxito a las 16.28.39 GMT.

El MetOp-B es el segundo aparato de los tres que componen la nueva generación de satélites meteorológicos europeos, que dan vueltas a la Tierra desde una órbita polar a una distancia de 817 kilómetros.

La ESA ha lanzado el satélite por encargo de Eumetsat, Organización Europea para la Explotación de Satélites Meteorológicos, que lo gestionará una vez que se encuentre en órbita y funcionen todos sus sistemas.

El director general de Eumetsat, Alain Ratier, indicó que la tercera parte de la economía europea depende de la predicción meteorológica, que es crucial para los sectores energético, agrícola y de transporte, por ejemplo.

El satélite se separó de la primera etapa del cohete lanzador 1 minuto y 58 segundos después del lanzamiento, explicó a Efe el subdirector de Operaciones de Vuelo de la ESA, Andreas Rudolf.

El primero de estos satélites, el MetOp-A, fue lanzado el 19 de octubre de 2006 y es operacional desde el 15 de mayo de 2007.

Estos satélites, diseñados y desarrollados por la empresa francesa Astrium, mejoran la observación de la Tierra, ya que vuelan 43 veces más cerca que los Meteosat y dan una vuelta al planeta en 101 minutos, en comparación con las 24 horas que necesitan sus antecesores.

Los Meteosat están en una órbita geoestacionaria, inmóviles a unos 36.000 kilómetros de altura sobre el punto de intersección del Ecuador y el meridiano de Greenwich.

La serie MetOp comprende tres satélites idénticos que asegurarán la observación de la Tierra hasta 2020.

Los MetOp, sistema que cuesta 3.100 millones de euros en total con su gestión, llevan a bordo una docena de instrumentos europeos y estadounidenses que permiten una observación detallada de la Tierra

Entre ellos se encuentran una sonda de infrarrojos (HIRS/4), una nueva sonda de microondas (MHS), un escáner y un dispersómetro de viento (ASCAT).

El instrumento IASI (Infrared Atmospheric Sounding Interferometer), fabricado por ThalesAlenia para la agencia espacial francesa CNES, permite medir con precisión la temperatura y la humedad de la atmósfera.

El satélite MetOp-B llegó a su órbita final 62 minutos después del lanzamiento, mandó la primera señal de telemetría a los 68 minutos y se separó de la última etapa del cohete lanzador Soyuz-ST a los 69 minutos y 45 segundos, según la secuencia de vuelo de la ESA.

Los MetOp, que pesan algo más de cuatro toneladas y miden 17,7 metros de largo con el panel solar desplegado, completan las informaciones que actualmente proporciona el sistema estadounidense de la Administración Atmosférica y Oceánica Nacional (NOAA).

Los MetOp proporcionan los datos meteorológicos para el servicio de la mañana y complementan los datos recopilados por los satélites de NOAA, que cubren la órbita de la tarde.

Todos los datos perfeccionan notablemente las predicciones del clima y permiten a los meteorólogos pronosticar el tiempo con gran exactitud para cinco días, frente a los tres días de los Meteosat.

Los MetOp proporcionan detalladas informaciones de la velocidad y dirección de los vientos, de la capa de ozono y de la humedad de la atmósfera, que completan los datos de los satélites meteorológicos polares de NOAA.

Seis estaciones en África, Europa, Alaska y Hawai (EEUU) seguirán los satélites, entre ellas la antena de 15 metros de la ESA en Maspalomas (España).

El tercer satélite MetOp-C será lanzado previsiblemente a finales de 2017.