El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, sancionó hoy una polémica Ley de reformas electorales aprobada el viernes pasado por la mayoría oficialista del Parlamento panameño, que, entre otras modificaciones, elimina el voto por lista y que la oposición anunció que impugnará por inconstitucional.

La nueva norma, identificada como la Ley 54 de 2012, fue firmada por Martinelli y el ministro de Gobierno de Panamá, Jorge Fábrega, indica un escueto comunicado de la Secretaría de Comunicación del Estado.

Diputados de la oposición así como la alianza Frente por la Democracia, integrada por los partidos Revolucionario Democrático (PRD), Panameñista y grupos de la sociedad civil organizada, anunciaron que impugnarán la reforma ante el Supremo por considerarla "inconstitucional".

Además de la eliminación del voto por lista, conocido en Panamá como voto "plancha", otra enmienda establece los procedimientos que deben seguir aquellas personas que aspiren a ser Presidente de la República a través de candidaturas independientes.

Las reformas también otorgan a la Fiscalía Electoral la potestad de investigar los ilícitos en la campaña proselitista, entre otros cambios.

El proyecto de reformas al Código Electoral fue aprobado este viernes con 40 votos a favor, 22 en contra y ninguna abstención en el tercero y último debate en la Asamblea Nacional, luego de una accidentada discusión que duró casi dos semanas y estuvo marcada por continuas suspensiones,

El viernes pasado, el Tribunal Electoral (TE) de Panamá advirtió a Martinelli que las reformas al Código Electoral son a su juicio "inconvenientes" y con "indicios de inconstitucionalidad".

"Nuestra única motivación es que el Ejecutivo adopte la decisión de sancionarlo o no, debidamente informado sobre las conveniencias o inconveniencias de cada una de las reformas propuestas", destaca una carta enviada a Martinelli por el presidente encargado del TE, Eduardo Valdés Escoffery, y distribuida a la prensa.

"Sí es sí, sí es sí", gritó el presidente del Parlamento, el diputado oficialista Sergio Gálvez, tras la aprobación de la reforma, propuesta por el gobernante partido Cambio Democrático (CD).

Durante los debates, los diputados opositores repudiaron que el oficialismo "impusiera" las reformas aunque no contaran con el consenso nacional, y sostuvieron que esos cambios supuestamente favorecen la aspiración del CD de mantenerse en el poder más allá de 2014, cuando se celebrarán las elecciones generales.

El CD, y su aliado, el partido Molirena, respondieron que las reformas favorecen a la democracia y acusaron a sus detractores de supuestamente pretender mantener prebendas políticas al rechazar cambios como la eliminación del voto por listas.

La reforma fue publicada hoy mismo en la Gaceta Oficial, órgano oficial del Estado, por lo que entrará en vigor a partir de mañana.