Un tifón pegó el lunes en la península coreana con vientos fuertes y lluvias intensas que causaron al menos un muerto, decenas de damnificados y un apagón en numerosas casas y negocios en Corea del Sur.

En Corea del Norte hubo lluvias torrenciales en varias partes, incluida la ciudad de Wonsan en la costa oriental. La capital, Pyongyang, fue golpeada por ventiscas.

El vórtice del ciclón Sanba, que al mediodía del lunes azotó la zona sureña de Corea del Sur, se enfiló entonces hacia el norte y se esperaba que durante el día se interne en el mar hacia el oriente.

Los destrozos causados por Sanba dejaron sin electricidad a unas 26.900 estructuras en Corea del Sur, entre casas y comercios, informó la Dirección Nacional de Manejo de Emergencias. El tifón también obligó la cancelación de 330 vuelos y 170 viajes de transbordadores, informó. El litoral sureño fue asolado por olas enormes.

Una mujer de 50 años murió en un derrumbe en el sureste de Corea del Sur y otra mujer resultó herida en otro alud, dijeron funcionarios de la dirección de manejo de emergencias. Al menos 170 personas perdieron sus casas, agregaron.

Antes de llegar a Corea del Sur, el meteoro pegó en Japón. En el suroeste del país se quedaron sin electricidad unas 67.000 viviendas y varias zonas fueron anegadas. Un hombre falleció el domingo cuando nadaba en medio de un oleaje alto al sur de la isla de Ishigaki, informó la guardia costera.

___

La periodista de Associated Press Jean H. Lee en Pyongyang contribuyó para este despacho.