China presentó el lunes una queja ante la Organización Mundial de Comercio en la que impugna las medidas antidumping que adoptó Estados Unidos contra exportaciones chinas por miles de millones de dólares, como aparatos de cocina, papel y otros productos, agravando una tirante relación comercial en momentos en que baja la demanda mundial.

Beijing hizo el anuncio después que las autoridades estadounidenses dijeron que el gobierno del presidente Barack Obama planea interponer esta semana su propia queja ante la OMC para acusar a China de subsidiar indebidamente sus exportaciones de automóviles y partes automovilísticas.

China y Estados Unidos han tenido varios enfrentamientos por barreras comerciales y subsidios en diversas mercancías, como vehículos, paneles solares, neumáticos, acero y pollo. Las presiones políticas en los dos países se endurecen al tiempo que disminuye la demanda global de sus productos, en una situación que eleva el riesgo de pérdida de empleos en las empresas exportadoras.

A medida que aumenta la temperatura del debate electoral entre Obama y el aspirante presidencial republicano Mitt Romney antes de las elecciones de noviembre, ambos han intercambiado señalamientos respecto a China, acusándose de apoyar políticas que en vez de generar empleos en Estados Unidos lo hacen en otros países.

El Ministerio de Comercio de China afirmó que su nueva queja ante la OMC gira en torno a la aprobación legislativa este año de una ley que le concede retroactivamente al Departamento de Comercio la facultad de imponer aranceles antidumping a productos chinos. Esa decisión fue tomada después de que una corte estadounidense revocó aranceles establecidos mediante reglas aplicadas para naciones como China y Vietnam que "no son economías de mercado".

"Esta práctica coloca a empresas chinas en un ambiente jurídico incierto, en violación de las normas relevantes de la OMC de transparencia y debido proceso", dijo el vocero del ministerio, Shen Danyang, en un comunicado.

De acuerdo con el ministerio, las medidas estadounidenses que están siendo impugnadas están dirigidas contra 24 tipos de productos chinos por un valor de 7.200 millones de dólares. No mencionó detales, pero la OMC dijo en un comunicado en Ginebra que las mercancías incluían papel, acero, neumáticos, imanes, sustancias químicas, aparatos de cocina, pisos de madera y generadores de energía eólica.

La queja china solicita consultas para solucionar la disputa, en la primera etapa del proceso ante la OMC. De no haber una resolución luego de 60 días, Beijing puede pedir que el caso sea entregado a un grupo del organismo para que lo evalúe. En función del resultado, China podría recibir autorización para solicitar sanciones.