Cristiano Ronaldo se reencontrará con su afición por primera vez desde que se declaró "triste" cuando el Real Madrid reciba el martes al Manchester City en la Liga de Campeones, en un partido que podría sacar a los madrileños de su insólita crisis o hundirlos más todavía.

El inicio de la fase de grupos del torneo continental ofrecerá un auténtico choque de colosos en el estadio Santiago Bernabéu, entre los campeones de las ligas de España e Inglaterra.

El Madrid llega a este duelo golpeado por un inicio de temporada nefasto, en el que sumó cuatro puntos de 12 posibles en las cuatro primeras fechas y ya está a ocho unidades de su rival eterno, Barcelona.

La crisis se acentuó tras la derrota 1-0 del fin de semana ante Sevilla, que dejó el equipo undécimo en la tabla, y por las críticas del técnico José Mourinho a sus jugadores.

Será el primer partido del Real Madrid en su campo desde que estalló el novelón de Cristiano Ronaldo, quien no festejó los dos goles que le anotó al Granada el 2 de septiembre, en la única victoria de los merengues en la actual liga, y posteriormente afirmó que se sentía triste. Resta por verse cómo lo recibe la hinchada.

La última semana ha sido convulsa en Madrid por los malos resultados, el pésimo juego y el frente abierto por Mourinho con el vestuario, al que acusó de falta de compromiso.

"Hubiera cambiado a siete al descanso si hubiera podido" en el Sánchez Pizjuán de Sevilla, afirmó el técnico.

El croata Luka Modric conoce bien al City por su paso por el fútbol inglés con el Tottenham y tal vez salga de titular en lugar del alemán Mesut Oezil. También el ex jugador del Chelsea Michael Essien cuenta con posibilidades de entrar por el lesionado Alvaro Arbeloa y no se descarta que Karim Benzema, que lleva 860 minutos sin marcar, releve a argentino Gonzao Higuaín en la punta de ataque.

Acostumbrado a periodos exitosos pero cortos en sus equipos, Mourinho afronta su tercera temporada en Madrid con la única asignatura pendiente de la Champions y la presión añadida del pésimo arranque. La conquista de la Supercopa ante el Barsa es un recuerdo lejano ante las renovadas exigencias de la máxima competición continental, que el Madrid no gana desde 2001, cuando también inició mal la liga.

En ese río revuelto espera pescar el Man City, donde las aguas fluyen más plácidas a pesar de dos victorias y dos empates en la Liga Premier, el último por 1-1 ante el modesto Stoke City. A diferencia de Mourinho, quien aseguró no tener equipo tras la debacle en Sevilla, el estratega del City Roberto Mancini se siente a gusto con su actual plantel y, aparentemente, en buena sintonía con su irascible delantero Mario Balotelli, pese a su reciente recomendación de que dejara de fumar y limitara sus salidas nocturnas.

El City no sabe si podrá contar con el delantero argentino Sergio Agüero, quien se repone de un problema en una rodilla, pero el mejorado comportamiento de Balotelli en la cancha es una mala noticia para la defensa madridista, que ha encajado al menos un gol en cinco de sus seis cotejos esta temporada.

Mancini también dispone del argentino Carlos Tevez, en buena forma tras pasarse en blanco la mitad de la pasada campaña a razón de una disputa con el club.

"Jugar el primer partido afuera será duro, pero creo que será un partido fantástico", declaró Mancini.

Madrid y Man City integran un Grupo D que completan Borussia Dortmund y el Ajax holandés, que también se medirán el martes.

En ese misma jornada, Porto visitará al Dínamo de Zagreb y París Saint Germain recibirá al Dínamo de Kiev en el Grupo A; Arsenal visitará al Montpellier y Shalke al Olimpiacos en el B, en tanto que Málaga recibirá al Zenit y Milan al Anderlecht en el C.

El último campeón, Chelsea, debuta el miércoles en casa ante Juventus. Ese mismo día Barcelona enfrenta de local al Spartak de Moscú.

La primera fecha la completan los partidos del miércoles Celtic-Benfica, Manchester United-Galatasaray, Braga-CFR Cluj, LOSC-BATE, Bayern Munich-Valencia y Shakhtar Donetsk-Nordsjaelland.