Un árbitro tuvo que ser sacado de su asignación tras descubrirse que era aficionado de un equipo. Otro anuló una anotación sin haber lanzado previamente la bandera de falta. Varios otros han tenido dificultades con reglas básicas.

La segunda semana de la temporada de la NFL arrojó un desempeño pobre de parte de los árbitros que la liga ha contratado en reemplazo temporal de los titulares que están en huelga.

Los entrenadores y jugadores en toda la liga están perdiendo la paciencia con los remplazantes, después de una gran cantidad de decisiones dudosas en los partidos del domingo.

Algunos jugadores incluso bromean sobre poner dinero de sus bolsillos para que se arregle la disputa contractual y regresen al campo de inmediato los árbitros regulares.

"No sé sobre qué están discutiendo, pero yo pongo un par (de millones de dólares), así que hagamos que funcione" dijo el lunes bromeando el defensive back de Washington DeAngelo Hall. "Estoy seguro que en el vestidor se podría reunir algo de efectivo y tratar de ayudar a que se resuelva el asunto".

La NFL decidió prescindir de los árbitros regulares en junio, luego que expirara su contrato. Las negociaciones con la Asociación de Arbitros de la NFL se rompieron en varias ocasiones durante el verano, incluso justo antes del inicio de la temporada, y la liga recurrió a reemplazos por primera vez desde 2001.

Los resultados han sido variados.

Justo horas antes de la patada de salida de la jornada del domingo, la NFL retiró al árbitro Brian Stropolo del juego Nueva Orleáns-Carolina porque se descubrió que es aficionado de los Saints.

Y luego ocurrieron los problemas dentro del terreno de juego.

En la victoria de Filadelfia por 24-23 sobre Baltimore, dos decisiones arbitrales que alteraron el juego dejaron furiosos al quarterback Joe Flacco y al linebacker Ray Lewis. En la repetición de video pareció que las decisiones fueron correctas, pero ello no hizo que fueran menos polémicas.

Lewis, como muchos jugadores en la liga, está harto.

"Ya es el momento", dijo Lewis. "¿Cuánto tiempo más vamos a seguir con esto? No tengo la respuesta. Sólo sé que todos los equipos de la liga y la liga están siendo afectados por esto. No es nada mas este juego, es en toda la liga. Y si quieren que la liga tenga la misma reputación que siempre ha tenido, que resuelvan el problema".

"Ya habíamos tenido suficiente controversia con los árbitros regulares al decidir las jugadas", destacó.

A pesar de la indignación pública, la liga respaldó a los reemplazantes, un grupo que salió de universidades pequeñas que ha estado estudiando las reglas de la NFL desde el verano.

"Arbitrar nunca es perfecto. Los árbitros que están han tenido grandes avances y se han desempeñado admirablemente bajo un escrutinio sin precedente y gran presión", dijo el vocero de la NFL Greg Aiello en un correo electrónico a The Associated Press.

"Como lo hacemos cada temporada, trabajaremos para mejorar el arbitraje y tenemos confianza en que los árbitros seguirán mejorando", señaló.