La policía de la región española de Cataluña (este) denunció a un joven de 30 años, identificado como Albert C.Ll. y vecino de la provincia de Lleida, por haber simulado su propio secuestro para cobrar un rescate a su familia.

La policía catalana informó hoy de que el 7 de septiembre recibió una denuncia por un presunto secuestro presentada por una persona del entorno de la víctima, que indicó que el joven se había puesto en contacto con él para decirle que estaba secuestrado en un piso de la ciudad de Valencia (este) y que peligraba su integridad física.

El presunto secuestrado siguió enviando correos electrónicos y llamando por teléfono a sus allegados solicitando que pagaran el rescate porque estaba siendo agredido físicamente e incluso aseguró que ya le habían roto dos dedos de una mano y que le romperían uno cada hora que transcurriese sin hacer efectivo el pago del rescate.

Los investigadores de la Unidad Central de Secuestros y Extorsiones de la policía, tutelados por un juzgado de instrucción, sospecharon, al analizar las llamadas y algunas pruebas, que era la propia víctima la que estaba simulando su secuestro para obtener dinero, ya que Albert C. estaba acuciado por varias deudas.

Aún así, ante la posibilidad de que el hombre estuviera realmente en peligro, la policía regional catalana comunicó el suceso a sus compañeros de Valencia, que colaboraron activamente en la investigación.

Estos lograron localizar a la supuesta víctima el pasado lunes, 10 de septiembre, cuando caminaba libremente y sano y salvo por una céntrica calle de la ciudad, por lo que fue arrestado y denunciado como presunto autor de una simulación de delito.