Las autoridades sudanesas anunciaron hoy que han incrementado las medidas de seguridad para proteger las misiones diplomáticas en el país, dos días después de que grupos de manifestantes atacaran varias embajadas.

El portavoz del Ministerio sudanés de Exteriores, Al Obeid Merauah, destacó el compromiso de su Gobierno en garantizar la seguridad de las legaciones que se encuentran en su territorio.

Merauah explicó que Sudán puede proteger las delegaciones diplomáticas ubicadas en Jartum y que "no necesita ayuda de nadie para cumplir ese deber de Estado".

"Nuestra evaluación de la situación en Sudán muestra que las legaciones no corren peligro", dijo Merauah, quien criticó los disturbios del pasado viernes.

El Gobierno sudanés rechazó ayer una petición oficial de EEUU para la entrada de infantes de Marina para reforzar la protección de la embajada estadounidense en Jartum, de la que ha sido evacuado el personal no esencial.

El pasado viernes, cientos de personas protestaron ante las embajadas de EEUU, Alemania y Reino Unido en Jartum y lograron irrumpir en estas dos últimas, en unos disturbios que causaron la muerte de al menos tres sudaneses.

Estos incidentes se enmarcan en la ola de protestas que ha sacudido en los últimos días numerosos países, principalmente los de mayoría islámica, contra el polémico vídeo "La inocencia de los musulmanes", considerado ofensivo contra el profeta Mahoma.

Tras los recientes ataques contra las legaciones de EEUU en Sudán, Libia, Egipto, Túnez y Yemen, la red terrorista Al Qaeda en la Península Arábiga instó ayer a los musulmanes a continuar con sus protestas para expulsar a los embajadores estadounidenses de sus países.