La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, deseó hoy que el año nuevo judío, o Rosh Hashaná, "sea un marco en un largo camino hacia la sabiduría y la paz" y que "refuerce la convivencia armoniosa entre todos los pueblos".

A través de una nota oficial divulgada hoy, la jefa de Estado se unió a la celebración judía y pidió que permita avanzar hacia "la construcción de un mundo de libertad, democracia y paz para todos".

El año 5773 (2012-2013) del calendario hebreo, que se inicia esta noche, "es un momento especial para la reflexión, la evaluación y la renovación para todos los judíos en el mundo" y también "de confraternizar y de búsqueda de un camino que conduzca siempre al bien común", indicó.

Rouseff sostuvo que "de la historia milenaria" del pueblo judío, "muchas veces marcada por persecuciones, injusticias y sufrimientos, se construyó y fortaleció una tradición de lucha incesante por la libertad y la dignidad humana".

También indicó que este nuevo año hebreo "es una oportunidad para reafirmar el respeto y la amistad que el pueblo brasileño le dedica al pueblo judío, cuya contribución a la formación política, social, cultural y económica del mundo moderno ha sido extraordinaria".