El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo hoy que los esfuerzos de Irán para desarrollar armas nucleares están ya en "zona roja", a unos 6 o 7 meses de alcanzar su objetivo, y que por ello es hora de que EE.UU. establezca una clara "línea roja" que Irán no pueda cruzar sin correr el riesgo de un ataque militar.

"Están en la zona roja. Usted sabe, están en las últimas 20 yardas. Y no se les puede dejar que crucen la línea de gol. No podemos dejar que anoten un touchdown", advirtió hoy Netanyahu, utilizando un símil futbolístico, en una entrevista con la cadena estadounidense NBC.

Netanyahu equiparó el peligro de un Irán con armas nucleares con el descontento islamista que alimentó los ataques a las embajadas de EE.UU. en varios países árabes.

"Es el mismo fanatismo que se ve asaltando sus embajadas en la actualidad. ¿Desea que estos fanáticos lleguen a tener armas nucleares?", preguntó el primer ministro israelí a su interlocutor estadounidense.

Netanyahu sostuvo que un ultimátum convincente de EE.UU. es necesario para frenar a Irán, aunque la República Islámica niega estar mejorando sus instalaciones nucleares con fines armamentísticos.

El primer ministro israelí, que viajará a Nueva York para la reunión de la Asamblea General de Naciones Unidas, lleva varias semanas haciendo un llamamiento al presidente estadounidense, Barack Obama, para que sea más firme en sus posiciones respecto a Irán.

Netanyahu manifestó su malestar esta semana por no poder reunirse con el mandatario estadounidense aprovechando su viaje a EE.UU., algo que no ocurrirá, según la Casa Blanca, por incompatibilidad de agendas.

"Siempre nos reservamos el derecho de actuar, pero creo que si somos capaces de coordinar en conjunto una posición común, aumentamos las posibilidades de que ninguno de los dos tenga que hacerlo. Actuar", dijo en referencia a posibles medidas militares de manera unilateral por parte de Israel.

Precisamente esta semana, el director general del Organización Internacional para la Energía Atómica (OIEA), Yukiya Amano, mostró su malestar por las estancadas negociaciones con Irán, debido a su controvertido programa nuclear, y aireó su "frustración" por unas conversaciones que giran en torno a procedimientos, en vez de entrar en los detalles.

Los países occidentales -con Estados Unidos, la Unión Europea e Israel a la cabeza- acusan a Irán de querer hacerse con armas nucleares, bajo el paraguas de un supuesto programa nuclear civil.

El régimen iraní niega estas alegaciones diciendo que sólo tiene intenciones pacíficas, aunque tampoco concede al OIEA el acceso que los inspectores internacionales reclaman para poder descartarlo.

Ante la falta de avances en las inspecciones del organismo y los imparables progresos que Irán está haciendo en la producción de material fisible y en la construcción de instalaciones nucleares, Israel amenaza con un ataque aéreo contra las plantas atómicas de la República Islámica.