Los españoles Jorge Lorenzo (Yamaha YZR M 1) y Marc Márquez (Suter) y el alemán Sandro Cortese (KTM) con sendas victorias en sus respectivas categorías, consiguieron aumentar la ventaja en la clasificación provisional del mundial de motociclismo tras la disputa del Gran Premio de San Marino en el circuito "Marco Simoncelli" de Misano Adriático.

Lorenzo aumentó hasta los 38 puntos la diferencia respecto a su único rival por el mundial, el también español Dani Pedrosa (Honda RC 213 V), tras una serie de avatares de éste que acabaron con él por los suelos en la primera vuelta.

Un incidente en el momento de la salida de la carrera de MotoGP, al fallar dos motos en la arrancada, la del checo Karel Abraham (Ducati Desmosedici) y el español Dani Pedrosa (Honda RC 213 V), forzó la detención inmediata de la carrera y que todos los equipos tuviesen que poner nuevamente los calentadores de neumáticos.

Tras solventar ese problema inicial, el líder de la clasificación de entrenamientos, Dani Pedrosa, vivió momentos de tensión al no poder sacar sus mecánicos el calentador de la rueda delantera, lo que obligó a retirar la moto de la formación de salida.

El inconveniente le costó a Pedrosa pasar de la primera a la última posición de la formación de salida y con los nervios de la situación a flor de piel, por lo que salió como una exhalación para intentar recuperar terreno cuanto antes, pero su compatriota Héctor Barberá (Ducati Desmosedici) colisionó contra él antes de completarse la primera vuelta y ambos quedaron fuera de carrera.

En apenas un minuto se había quedado el camino expedito para Jorge Lorenzo, que supo aprovechar su oportunidad y con una fulgurante salida ya se colocó primero, secundado por un espectacular Valentino Rossi (Ducati Desmosedici) y con un pletórico Álvaro Bautista (Honda RC 213 V) tercero por apenas tres milésimas de segundo sobre el italiano Andrea Dovizioso (Yamaha YZR M 1).

Marc Márquez (Suter), en Moto2, logró un triunfo de auténtica raza frente a un Pol Espargaró (Kalex) que lo intentó todo pero al final se tuvo que conformar con la segunda posición en una carrera que acabó disputándose a catorce vueltas y tras la cual criticó el exceso de agresividad de su rival.

La carrera de Moto2 se tuvo que detener durante la cuarta vuelta al romper el motor el británico Gino Rea (Suter) y verter gran cantidad de aceite sobre asfalto, lo que obligó a parar para que las asistencias pudiesen limpiarlo y evitar graves percances.

Una vez reiniciada la prueba, a sólo diecisiete vueltas, Andrea Iannone (Speed Up), salió primero, pero no tardaron demasiado en superarlo tanto Marc Márquez como Pol Espargaró.

El primero en hacerlo fue Espargaró, aunque no tardó demasiado en hacerlo Márquez y ambos llegaron así a la última vuelta, en la que se pasaron en varias ocasiones y con situaciones prácticamente al límite de la física y la gravedad, si bien al final fue el piloto de Suter quien se hizo con la victoria.

Por último, el alemán Sandro Cortese (KTM) sumó su tercera victoria de la temporada en un apretado final con el español Luis Salom (Kalex KTM) y el italiano Romano Fenati (FTR Honda), en el que el español Maverick Viñales (FTR Honda) cedió mucho terreno literalmente en el último metro de la carrera.

Viñales se tuvo que esforzar en demasía tras una mala salida desde la cuarta línea y aunque llegó al grupo de cabeza y peleó por la victoria, en la última vuelta titubeo en su ataque a Cortese, primero, y cedió un terreno que aprovecharon de manera inmisericorde sus rivales para relegarle a la quinta posición final.

Juan Antonio Lladós