Javier Ballesteros, hijo del fallecido astro del golf español Severiano Ballesteros, ganó el domingo el Abierto de Madrid para aficionados.

Javier, de 22 años, dedicó el triunfo a su padre, quien falleció en mayo de 2011 a la edad de 54 años debido a complicaciones de un tumor cerebral canceroso.

El joven Ballesteros terminó el torneo de tres rondas con seis golpes bajo par para ganar por cuatro.

Seve Ballesteros ganó cinco títulos grandes, registró 50 victorias en el tour europeo y revolucionó el golf en el Viejo Continente.