Los miembros de uno de los grupos islamistas radicales que controlan el norte de Malí le cortaron la mano a un ladrón en el otrora centro turístico de Timbuctú, dijo un portavoz.

Oumar Ould Hamaha dijo a The Associated Press que el ladrón fue atrapado luego de irrumpir en una tienda de la que robó mercancía con valor de 2.000 dólares. La mano se le cortó el domingo por la tarde.

Esta es al menos la séptima amputación llevada a cabo por los islamistas desde que tomaron el control del territorio en abril. El lunes pasado se realizó una amputación doble a cinco asaltantes en la ciudad norteña de Gao. De acuerdo con la forma estricta de la ley musulmana sharia practicada por los rebeldes, el robo a mano armada exige como castigo la amputación de una mano y de un pie.