El presidente francés, François Hollande, participó hoy en las Jornadas del Patrimonio enseñando su residencia oficial, el Palacio del Elíseo, junto a su pareja, Valérie Trierweiler, a los abundantes visitantes que hacían cola.

"Me presto gustosamente a lo que me piden" los visitantes, incluidas la firma de autógrafos y las fotografías, señaló en declaraciones a la cadena de televisión "France 2" Hollande.

Insistió en que él es únicamente "inquilino" del Palacio, del que los ciudadanos franceses "son los propietarios".

El jefe del Estado contó algunos hechos históricos vinculados al Palacio del Elíseo a las personas que lo tuvieron como guía delante de las cámaras, y que habían tenido que esperar durante horas para poder entrar

Trierweiler, pese a ser interrogada con insistencia por los periodistas, no quiso hacer declaraciones a los micrófonos que se le tendían.

Unos 12.000 monumentos de todo tipo están abiertos en Francia durante este fin de semana para que puedan visitarse gratuitamente, muchos de ellos cerrados al público durante el resto del año.

El presidente francés ha decidido, por otra parte, que el jardín del Palacio del Elíseo pueda ser visitado los domingos, tras el éxito que su apertura tuvo el pasado 14 de julio durante la Fiesta Nacional francesa.