El primer ministro de Zimbabue, Morgan Tsvangirai, se casó con su prometida, Elizabeth Macheka, a pesar de que un tribunal del país cancelara la licencia matrimonial que habían obtenido, lo que les prohibía legalmente contraer matrimonio.

Según informaron hoy los medios locales, Tsvangirai y Macheka sólo pudieron celebrar ayer una ceremonia tradicional, en la que el primer ministro afirmó, en un discurso: "No son los tribunales ni los medios de comunicación los que te dan una mujer. ¡La señora Tsvangirai está aquí mismo!".

Debido a la anulación de la licencia matrimonial, ni el presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, ni los líderes regionales, que fueron invitados, asistieron a la ceremonia, según informó hoy el semanario Sunday Mail.

Un magistrado Munamato Mutevedzi anuló el permiso el pasado viernes, un día antes del día de la boda, al aceptar un recurso de la expareja del primer ministro, Locardia Karimatsenga, quien sustentan que de acuerdo a las normas tradicionales estaban casados.

Según su expareja, Tsvangirai pagó una dote por ella, como marcan las costumbres, poco antes de la fecha en la que tenían previsto casarse, el pasado mes de noviembre, razón por la que considera que, de acuerdo a la tradición ya están unidos.

Sin embargo, Tsvangirai no llegó a celebrar la boda, ya que rompió con Karimatsenga 11 días después de pagar la dote, momento en el que el primer ministro explicó que miembros del Gobierno se habían entrometido en la relación.

Anteriormente, la sudafricana Nosipho Shilubane también solicitó a los tribunales la suspensión de la licencia de matrimonio para impedir que se celebrara la boda, puesto que ella también había mantenido una relación con Tsvangirai, pero su petición fue rechazada.

Tsvangirai estuvo casado con su primer mujer, Susan, durante cerca de 30 años, quien falleció en marzo de 2009 en un accidente de tráfico escasas semanas después de asumir el cargo de primer ministro en un Gobierno de Unidad que se vio forzado a formar con su enemigo político, el presidente de Zimbabue, Robert Mugabe.

Desde entonces, se ha relacionado a Tsvangirai con seis mujeres distintas, lo que ha dañado su imagen pública y que, según los expertos, le puede perjudicar en las elecciones presidenciales previstas para el próximo año.