La Policía sudafricana detuvo el domingo una marcha pacífica de mineros en huelga pero no recurrió a la fuerza, un día después de que disparó balas de goma y lanzó gases lacrimógenos para dispersar una manifestación no autorizada.

Los agentes cerraron la carretera principal de acceso a Rustenburg, al noroeste de Johannesburgo, y persuadió a unos 500 mineros a dispersarse, alegando que su marcha era ilegal.

Los mineros que trabajan en los tajos de platino de la firma Anglo American Platinum querían llevar su protesta el domingo hasta el cuartel policial en Rustenburg en protesta por el uso de la violencia contra los mineros. Algunos portaban porras pero no esgrimieron machetes, lanzas ni garrotes como en protestas anteriores.

El sábado, la Policía allanó varios hoteles en la mina de platino Lonmin y confiscó armas de fabricación casera. Los agentes dispararon balas de goma y lanzaron gases lacrimógenos para obligar a la población a refugiarse en sus casas. Fue la primera actuación policial desde que los agentes mataron a 34 mineros el 16 de agosto.

El alarde de fuerza del sábado siguió a la promesa gubernamental de poner fin a las protestas ilegales y desarmar a los mineros.

El Consejo Sudafricano de Iglesias condenó la campaña de la Policía contra los mineros en huelga.

"El gobierno debe estar loco al creer que pueda tener éxito algo que a mí me parece una represión similar a las de la era de la segregación racial ", dijo el obispo anglicano Jo Seoka, presidente del Consejo de Iglesias. "No debemos olvidar que dichas represiones llevaron anteriormente a más resistencia y el gobierno no puede parecer un enemigo del pueblo que lo puso en el poder".

Seoka — que preside además la Fundación Bench Marks, que el mes pasado publicó un informe sobre las deficientes condiciones de vida y trabajo de los mineros — dijo que la huelga es justa y no una obra de instigadores, como insinúan algunos.

"El problema no desaparecerá incluso si esta represión gana la batalla actual", insistió el obispo.

___

Faul contribuyó desde Johannesburgo.