Más de 12 toneladas de cocaína y marihuana fueron decomisadas por la Policía antidrogas de Colombia durante una ofensiva de tres días en varias regiones del país, informaron hoy los responsables de esta fuerza.

Casi 42 toneladas de productos químicos controlados fueron también intervenidas en esta campaña, lanzada por la Dirección Antinarcóticos (Diran, de la Policía Nacional) y que tuvo sus operaciones en seis departamentos colombianos.

Los resultados de la ofensiva fueron presentados a la prensa por el jefe de la Diran, el general Luis Alberto Pérez, en Riohacha, la capital departamental de La Guajira, y adonde viajó para una operación en la que su fuerza decomisó 1.825 kilos de cocaína.

El alcaloide era transportado en una camioneta que sus ocupantes abandonaron tras enfrentarse a tiros con los policías y huir en una carretera de Dibulla, población caribeña por la que el alijo iba a ser enviado a Centroamérica, con destino final Estados Unidos.

Pérez dijo que este cargamento pertenecía a Los Urabeños, que es una de las llamadas bandas criminales (bacrim), herederas de la disuelta organización Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Un segundo alijo de 1.696 kilos de la droga fue decomisado en un laboratorio ocupado por los policías en la zona montañosa de Mondomo, en el departamento del Cauca (suroeste).

El alto oficial aseguró que esta planta, con capacidad para producir dos toneladas de cocaína al mes, pertenecía a un frente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Otros 1.527 kilos de alcaloide fueron decomisados en un laboratorio en la zona rural de Tauramena, localidad en el departamento del Casanare (este), agregó Pérez, que no informó del grupo o banda al que pertenecía.

La misma fuerza se incautó de 436 kilos de cocaína más en tres acciones en carreteras cercanas a las ciudades de Florencia (sur), Manizales (oeste) y Popayán (suroeste).

El jefe de la Policía antidrogas dijo que durante la ofensiva también fueron decomisadas más de 7,5 toneladas de marihuana en la zona rural de Buenaventura y una carretera de Cerrito, ambas en el departamento del Valle del Cauca (suroeste).

Asimismo, dejó como resultado el hallazgo de 20 kilos de heroína escondidos en una zona rural del departamento de Nariño (suroeste) y que, según Pérez, pertenecían a la banda Los Rastrojos.

La fuente dijo que su fuerza también interceptó 41.839 kilos de productos químicos controlados que eran transportados por una carretera de Norte de Santander (noreste) y que iban con destino a laboratorios controlados por las FARC.