El mexicano Saúl "Canelo" Álvarez superó sin problemas en cinco asaltos por la vía del nocáut al estadounidense Josesito López y retuvo su corona de peso superwelter del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

La pelea fue la estelar de la función en el MGM Grand, en Las Vegas (Nevada).

Álvarez no necesitó mostrarse en su totalidad para superar a López, a quien derribó con ganchos al hígado en el segundo y tercer round.

El boxeador mexicano siguió con su castigo sistemático sobre López y en otra andanada de golpes volvió a derribarlo casi al terminar el cuarto asalto.

El árbitro Joe Cortez se vio en la necesidad de detener la pelea a los 2.55 minutos del quinto asalto debido a que el castigo que propinaba Álvarez era demasiado y López ya no respondía al ataque cuando estaba de espalda a las cuerdas, recibiendo fuerte castigo a la cara y cuerpo, sin responder.

Álvarez dejó su marca en 41-0-1, con 30 nocáuts y López en 30-5, con 18 fueras de combate.

Para Álvarez fue su quinta defensa exitosa, esta vez contra López, quien el pasado junio ascendió a la categoría de las 140 libras (63,56 kilogramos) y esta vez lo hizo dentro de las 153 (69,46 kilogramos).

El mayor peso natural de Álvarez fue determinante para conseguir su triunfo a través de un castigo tan severo.

López, un peleador de la división de los superligeros, subió de peso para desafiar al jalisciense después de vencer a Víctor Ortiz.

Al concluir la pelea se informó de que sería la última en la que Cortez participa como árbitro.