Salvador Cabañas, con una bala alojada en su cabeza, jugó el domingo el partido ganado 4-0 por su equipo 12 de Octubre para consagrarse campeón del torneo de la tercera división del fútbol paraguayo.

El 12 de Octubre, del pueblo de Itaugua, a 32 kilómetros al este de Asunción, disputó 22 cotejos y Cabañas fue alistado como titular en 12 de ellos y en otros dos estuvo en la banca.

"Me siento contento porque pude colaborar para que el equipo ascienda a la segunda división", declaró Cabañas de 32 años en entrevista con The Associated Press.

Agregó que "volver a la cancha era mi meta porque el fútbol es mi vida, aunque no tuve la oportunidad de convertir un gol".

El ex delantero del América de México ingresó el domingo a los 85 minutos del partido ante Atlético 3 de Febrero.

Luis Salinas, presidente del 12 de Octubre, comentó que "el milagro de tenerlo con vida a Cabañas merecía un homenaje como esto de coronarnos campeones".

En enero de 2010 en el interior de un centro nocturno de la capital mexicana, Cabañas recibió un balazo en la parte derecha de su cráneo que lo mantuvo varios días al borde de la muerte.

Debido a su prolongado proceso de recuperación, no pudo asistir con Paraguay al Mundial disputado ese año en Sudáfrica.

La presencia del proyectil le produjo algunos inconvenientes de carácter cognitivo.