El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi dijo que, sin bajar la presión fiscal, no se sale de la recesión.

Criticó también a Alemania, al asegurar que "impide que el Banco Central Europeo (BCE) emita moneda y eso es un ladrillo que pesa de manera trágica" sobre la situación en la eurozona.

Tras participar en un crucero organizado por el diario "Il Giornale", propiedad de su familia, que ayer partió del puerto de Venecia y hoy llegó al sureño de Bari, Berlusconi fue entrevistado por el director de ese diario, Alessandro Sallusti, ante quien analizó la crisis económica en Italia, según los medios locales.

"Sin bajar la presión fiscal no se sale de la recesión. Las normas del pacto fiscal impiden el crecimiento", afirmó "Il Cavaliere", que criticó el impuesto de bienes inmuebles, que reintrodujo el actual Jefe del Gobierno, Mario Monti, después de que él años atrás lo suprimiera y está considerado el más odiado por los italianos.

La casa es el pilar en el que cada familia basa su futuro, subrayó Berlusconi.

El ex primer ministro criticó la rigidez del gobierno alemán de la canciller Angela Merkel y afirmó que Alemanía "no permite que el BCE emita moneda y eso es un ladrillo que pesa de manera trágica".

Berlusconi resaltó la labor de sus ejecutivos y destacó que hicieron 40 reformas para modernizar al país y "milagros en política exterior, sin tener que arrodillarnos ante Francia ni Alemania, sino estrechando amistad con todos".

El magnate de la televisión privada no desveló si se presentará a la presidencia del Gobierno en las próximas elecciones generales previstas para 2013, aunque señaló que "siento el deber de no entregar el país a la izquierda".