Las autoridades de El Salvador declararon hoy alerta verde (precaución) e impusieron una veda de pesca y consumo de agua en el lago de Coatepeque (oeste) por la contaminación causada por unas microalgas tóxicas.

El director de Protección Civil, Jorge Meléndez, dijo que la alerta verde es "de carácter preventivo y de seguimiento para garantizar (el cumplimiento de) las recomendaciones" hechas a la población, según un comunicado de esa institución.

En los últimos días, las aguas del lago, situado en el departamento de Santa Ana, unos 57 kilómetros al noroeste de San Salvador, se volvieron de color azul turquesa por la presencia de las microalgas.

El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) y otras autoridades descartaron el sábado, tras una investigación, que la contaminación sea de origen volcánico o haya sido causada por algún elemento externo como desechos industriales.

Las autoridades prohibieron la pesca y la práctica de deportes acuáticos en el lago, así como que la población consuma su agua o la utilice para quehaceres domésticos.

La empresa estatal de aguas suministrará el líquido a los pobladores de las riberas del lago mientras dure la prohibición.

El titular del MARN, Herman Rosa Chávez, indicó a los periodistas que no se ha establecido el grado de toxicidad de las microalgas y estimó que el problema podría durar entre una y dos semanas.

La ministra salvadoreña de Salud, María Isabel Rodríguez, afirmó que por ahora no se registran casos de intoxicación humana por el consumo del agua contaminada del lago, que podría causar problemas en la piel, los ojos y gastrointestinales.

Rosa Chávez refirió que en 2006 se presentó una contaminación similar en el lago de Coatepeque y según medios locales hubo otra en 1998.

Las investigaciones preliminares apuntan a que las microalgas, identificadas como Microcystis aeruginosa, Oscillatoria limosa y Ceratium furca, proliferaron por la presencia de ciertos nutrientes del suelo arrastrados al lago por la escorrentía, según un comunicado del MARN.

El lago de Coatepeque, cuya superficie tiene alrededor de 25 kilómetros cuadrados, es de origen volcánico y uno de los atractivos turísticos de El Salvador.