La brillantez de la ofensiva encabezada por el mariscal de campo Sam Bradford y el receptor abierto Danny Amendola fue la clave que abrió el camino a los Rams de San Luis al triunfo de 31-28 ante los Redskins de Washington, primero que consiguen bajo la dirección de su nuevo entrenador en jefe, Jeff Fisher.

Bradford lanzó para 310 yardas y tres anotaciones y Amendola capturó 16 pases para 160 yardas, siendo la combinación perfecta en el ataque de los Rams ante el mariscal novato Robert Griffin III de los Redskins (1-1), que sufrió su primera derrota.

Los Rams remontaron después que Fisher enviara al banquillo al corredor Steven Jackson por cometer un castigo de conducta antideportiva en el segundo cuarto.

Griffin llevó a los Redskins a una ventaja 21-6, pero los Rams vinieron de atrás gracias a las recepciones de Amendola, que fue el jugador del partido.

El receptor empató el récord de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) de 12 recepciones en la primera mitad, y atrapó un pase de "touchdown" de una yarda que puso el marcador 21-13 al medio tiempo, lo que dio esperanza de remontadas a su equipo.

En la segunda mitad Bradford envió pases de "touchdown" de 34 yardas al receptor abierto Brandon Gibson y de una yarda al "tight end" Matt Mulligan.

Griffin logró dos anotaciones por tierra y envió un pase de "touchdown" para los Redskins, que se vieron sorprendidos por la reacción de los Rams (1-1).

Los Redskins tuvieron una oportunidad al final del partido, después que el esquinero DeAngelo Hall recuperara un balón suelto del corredor, Daryl Richardson, en la yarda 37 de Washington con 2.40 minutos por jugar.

Sin embargo, el pateador Billy Cundiff se quedó corto en un intento de gol de campo de 62 yardas con 1.13 para que concluyese el partido.