Un diputado electo del Partido Revolucionario Institucional (PRI) fue asesinado por sicarios en Ciudad Obregón, en el estado noroccidental mexicano de Sonora, informaron autoridades.

Eduardo Castro Luque, de 48 años, recibió el viernes ocho balazos de una pistola calibre 45 en el cuerpo y al menos un disparo en la cabeza de parte de dos personas que huyeron del lugar a bordo de una motocicleta, informó la Procuraduría General de Justicia de Sonora.

El fallecido, dueño de una agencia de publicidad y director operativo del equipo profesional de béisbol Yaquis de Ciudad Obregón, iba a formar parte de la Legislatura del Congreso estatal que quedará conformada el domingo.

Castro Luque fue atacado cuando estaba montado en su vehículo, a punto de ingresar a su domicilio en el barrio Chapultepec de la ciudad, y fue declarado muerto por los médicos una hora y media más tarde.

El jueves, alguien entró por la puerta trasera de la vivienda del diputado electo y robó del interior una computadora laptop, según un reporte de la policía local que dio a conocer la vocera de la Procuraduría, Tatiana Gómez.

Hasta mediados del presente año, Castro Luque no había figurado de manera abierta en actividades políticas y su postulación como candidato a diputado era su debut político.

El coordinador de la banca del PRI en la Cámara de Diputados federal, Manlio Fabio Beltrones, condenó a través de su cuenta de Twitter el asesinato y pidió una "exhaustiva" investigación para esclarecer lo ocurrido.

El procurador estatal Carlos Navarro dijo el sábado que encomendará a los mejores agentes la búsqueda de los responsables del crimen y señaló que el asesinato del diputado electo es un agravio para Sonora.

El político asesinado centró su campaña electoral en el apoyo a No al Novillo, un movimiento ciudadano que se opone a la construcción de un acueducto con el que se contempla el trasvase anual de 75 millones de metros cúbicos desde el río Yaqui hasta la capital, Hermosillo.

El gobernador del Partido Acción Nacional en Sonora, Guillermo Padrés Elías, insistió en junio en la necesidad de continuar con la obra hidráulica a pesar de un fallo judicial en el que se obligaba a suspenderla.

El PRI de Sonora, en un comunicado, describió a la víctima como un hombre honesto, íntegro y limpio y señaló que su muerte "no intimidará a los que como él se oponen a la construcción del acueducto".

"Lo primero ahorita es atender a su familia pero ya manifestamos que para que todo se calme hay que esclarecer el asesinato. Su único pecado es defender el agua de Cajeme", dijo el también diputado electo por el PRI Abel Murrieta, en referencia al municipio donde se encuentra Ciudad Obregón.