Xi Jinping, quien se presume el próximo líder de China, reapareció en público el sábado después de una ausencia de dos semanas que alimentó los rumores sobre su salud y generó dudas sobre la estabilidad del proceso de sucesión del país.

Los medios estatales dijeron que Xi visitó exposiciones en la Universidad Agrícola de China, en Beijing, en conmemoración del Día Nacional de Popularización de la Ciencia, pero no ofrecieron ninguna explicación de por qué había desaparecido de la vista pública.

Fotos publicadas en la página oficial en internet del gobierno mostraron a Xi caminando bajo el sol vestido de manera informal con una camisa de cuello abierto y cortaviento negro. Otra foto lo mostraba sonriendo mientras miraba unas plantas, sin mostrar señales de algún tipo de incapacidad o problemas de salud.

Un extenso informe en chino de la agencia oficial de noticias Xinhua no abordó la razón por la cual Xi no había sido visto en público desde el 1 de septiembre, cuando pronunció un discurso en la academia de entrenamiento oficial del gobernante Partido Comunista.

Desde entonces, ha cancelado reuniones con dignatarios extranjeros, entre ellos la secretaria de Estado norteamericana Hillary Rodham Clinton; el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong; y la primera ministra danesa, Helle Thorning-Schmidt. El gobierno chino no ha explicado la ausencia pública de Xi.

La especulación por la ausencia de Xi subraya el intenso escrutinio bajo el cual ocurre el proceso de sucesión en China, empañado por la ansiedad sobre el opaco sistema político del país, que a menudo parece no concordar con su creciente importancia global.

___

El redactor de The Associated Press Christopher Bodeen contribuyó con este despacho.