El Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), el mayor de la oposición, advirtió hoy a la canciller, Angela Merkel, de que tras las elecciones de 2013 no aceptará gobernar en coalición con ella, como lo hizo en la anterior legislatura.

En el "Congreso de Futuro" celebrado en Berlín, la formación sacó pecho de cara a las elecciones generales previstas para otoño de 2013, en las que el SPD repetiría como segunda fuerza más votada, claramente por detrás de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel, según los últimos sondeos.

"Luchamos para ganar, no para (lograr) un puesto" dentro del Ejecutivo, afirmó el presidente del grupo parlamentario del SPD, Frank-Walter Steinmeier.

Steinmeier es uno de los tres posibles candidatos a canciller de la formación socialdemócrata alemana, junto al exministro de Finanzas Peer Steinbrück y el presidente del SPD, Sigmar Gabriel.

Steinbrück, que fue titular de Finanzas en la última gran coalición de cristianodemócratas y socialdemócratas (2005-2009), también abogó por presentar un "claro frente" contra la canciller y su actual coalición de centro-derecha.

Las principales preocupaciones del SPD, aseguró Steinbrück, son la reforma del mercado de trabajo alemán, donde el 25 % de los trabajadores tienen empleos temporales o a tiempo parcial, y la reforma del sistema fiscal, para que los impuestos sean más progresivos.

"No queremos elevar los impuestos para todos. Pero nos podemos imaginar una subida de impuestos para algunos", afirmó Steinbrück.

El "Congreso de Futuro" también sirvió para presentar el documento político "Alemania 2020: así queremos vivir", que servirá de base para la elaboración del programa electoral del SPD para el año que viene.

Sin embargo, en esta cita no se abordó la cuestión de quién será definitivamente el candidato socialdemócrata a la cancillería, puesto al que abiertamente han optado Steinmeier, Steinbrück y Gabriel, tres políticos conocidos a nivel nacional y con perfil diferenciado.

Este asunto, que genera controversia dentro del partido y debilita a la formación por falta de un referente claro, está previsto que se dilucide el próximo enero.