El centrocampista inglés Paul Scholes, de 37 años, titular hoy en la victoria del Manchester United frente al Wigan (4-0) en la cuarta jornada de la Premier, abrió el marcador del que fue su encuentro número 700 con la camiseta de los "diablos rojos".

Scholes, futbolista profesional desde 1993, anunció en 2011 su retirada del fútbol tras una larga carrera, pero el United parece no poder vivir sin él y el técnico Alex Ferguson le convenció en enero de 2012 para calzarse de nuevo las botas y ejercer de guía en un equipo que navegaba en ese momento sin rumbo.

Tras cuatro partidos de la liga inglesa esta temporada, los "diablos rojos" ya no están en dificultades: son segundos en la tabla, a un punto del Chelsea, y se encuentran en un momento dulce de juego, pero el entrenador escocés, que lleva 26 años al frente del vestuario de Old Trafford, sigue apreciando la experiencia de Scholes en su centro del campo.

"Lo que siempre recordamos de Paul es su forma de escurrirse dentro del área", señaló tras el encuentro Ferguson.

"Obviamente, a medida que se ha ido haciendo mayor ya no ha sido capaz de hacer eso. Pero no lo necesita, porque ahora preferimos que juegue un papel clave en el medio campo", apuntó el técnico escocés, que hizo debutar a Scholes en la década de los noventa, cuando el jugador aún era poco más que un adolescente.

Ferguson celebró el gol de su futbolista tras el encuentro: "Es fantástico, marcó en su partido número 100, en el 300, en el 400, en el 500, y ahora en el 700".