Los agentes de la Oficina Federal de Investigaciones de EE.UU. (FBI) encargados de analizar el consulado estadounidense en Bengasi, donde falleció el embajador Chris Stevens y otros tres empleados, retrasarán su viaje a Libia hasta que no haya condiciones más seguras, informó hoy la cadena CNN.

Los agentes del FBI esperaban llegar hoy sábado a la ciudad libia, pero finalmente decidieron retrasar el viaje debido a la gran inestabilidad que se da en la zona.

La fuente oficial a la que recurrió la cadena explicó que "no tiene sentido poner a más personas en peligro cuando la situación todavía es inestable".

Por el momento, los agentes están entrevistando a todos aquellos testigos del ataque que están fuera del país, entre ellas las que fueron evacuadas.

Los ataques en la oficina consular de Bengasi se produjeron el martes coincidiendo con manifestaciones de protesta en Libia y Egipto contra un vídeo en el que se critica el Islam y se caricaturiza la figura del profeta Mahoma, además de coincidir con el aniversario de los atentados del 11 de septiembre.

Además del embajador Chris Stevens, el ataque en Bengasi costó la vida al funcionario Sean Smith y a los exmilitares Tyrone Woods y Glen Doherty, y supuso el comienzo de una serie de protestas violentas que se han extendido a varios países árabes de la región.

El Gobierno de Barack Obama despachó un pelotón de unos 50 infantes de Marina a Yemen para reforzar la protección de sus diplomáticos y envió a las costas de Libia dos buques de guerra y unos 50 marines, que están ya en el país árabe para reforzar la seguridad de las instalaciones diplomáticas.

Ayer, miles de manifestantes atacaron las embajadas de Alemania y el Reino Unido en la capital de Sudán, y luego intentaron irrumpir en la de EE.UU. en protesta por el polémico vídeo.

En estos incidentes, al menos tres personas murieron y otras cincuenta resultaron heridas cuando las fuerzas antidisturbios se enfrentaron a los manifestantes para evitar que accedieran a la legación diplomática estadounidense.

Sin embargo, el Gobierno de Sudán rechazó hoy la petición de Estados Unidos para enviar a Jartum una unidad de infantes de Marina que refuercen la protección de la sede diplomática estadounidense.