Las autoridades de Colombia y Estados Unidos decomisaron un arsenal de guerra compuesto por 187 armas de fuego, 87 granadas, un mortero y miles de balas que había sido ingresado en el país por una banda de narcotraficantes, informaron hoy portavoces policiales en Bogotá.

El armamento era transportado en una camioneta cuyos ocupantes la dejaron en la carretera que comunica a Montenegro con Quimbaya, localidades del Quindío, departamento en el oeste colombiano, dijo el director de la Policía Nacional, el general José Roberto León.

El oficial destacó en una reunión con la prensa que el hallazgo se derivó de una investigación conjunta de la Dirección de Investigación Criminal (Dijin, de la Policía) y la Dirección Estadounidense Antidrogas (DEA).

Los responsables de la pesquisa establecieron que el arsenal había sido adquirido en el exterior por miembros de Los Rastrojos, una de las bandas armadas de narcotraficantes herederas de la disuelta organización paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Según León, las armas tenían como destino facciones de Los Rastrojos que luchan por el control de territorios para la venta de droga en el norte del Valle del Cauca, departamento del que Cali es capital.

El arsenal decomisado es de fabricación china, norcoreana, alemana, búlgara y belga, señaló el jefe policial.

Las armas decomisadas son 103 fusiles, 70 pistolas, nueve revólveres y cinco ametralladoras pequeñas, mientras que entre las 87 granadas hay 25 que son para mortero.

León dijo que el arsenal lo completan 281 proveedores de balas, más de 20.000 cartuchos de munición de diferentes calibres, además del mortero.

La operación no dejó capturas.