La policía colombiana mostró el sábado a reporteros un arsenal de guerra, entre fusiles, granadas y municiones, que le fue incautado a una banda del narcotráfico al oeste del país.

Al menos 187 armas de fuego, 87 granadas y más de 20.000 cartuchos de diferente calibre fueron decomisados el viernes en el interior de una camioneta y camuflados bajo la carga de víveres.

El automotor fue abandonado en la vía que comunica a los municipios de Montenegro y Quimbaya, departamento del Quindío, a unos 185 kilómetros de Bogotá.

El arsenal incautado "era para armar aproximadamente a 200 hombres de la denominada banda criminal de 'Los Rastrojos''', dijo a The Associated Press el general José Roberto León, director general de la Policía, luego de la presentación del material bélico en la Escuela de Altos Estudios de la Policía.

De acuerdo con León, "es el golpe más importante que se la ha dado a las bandas criminales en lo que va corrido del año".

En la operación, en la que colaboró la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), no se reportó ninguna captura.

El jefe policial explicó que el material decomisado será puesto a disposición de la Fiscalía General, la cual ordenará en los próximos días su destrucción.

La banda de "Los Rastrojos" libra una encarnizada batalla con otras organizaciones del narcotráfico por el control territorial de zonas como el norte del departamento de Valle del Cauca, donde han conformado "oficinas de cobro" mediante las cuales desarrollan actividades extorsivas y de tráfico a baja escala.

Este año las autoridades ya han decomisado 1.404 armas de fuego, la mayoría de ellas de largo alcance.