Los chilenos iniciaron el sábado un largo feriado de celebración del aniversario de la independencia que se prolongará al menos cinco días, aunque para muchos se extenderá por toda la semana entrante.

El feriado por el aniversario patrio suele ser el 18 y 19, pero este año se extendió al lunes y muchos trabajadores solicitaron permisos o vacaciones para extender el descanso al jueves y viernes próximo.

Se estima que alrededor de 1,5 millón de capitalinos saldrán a celebrar fuera de Santiago. El éxodo de santiaguinos hacia balnearios o el interior se inició ya el viernes. También se registró una fuerte salida de familias hacia el exterior, sobre todo a Argentina y Brasil.

Como es tradicional en el país, los festejos comenzaron el viernes en las empresas o industrias, que paralizaron sus actividades al mediodía.

Una de las formas típicas de celebración de los chilenos es acudir a las denominadas "ramadas", locales de comida y baile que se erigen especialmente para esta oportunidad en diversos puntos como parques y lugares públicos. El presidente Sebastián Piñera, cumpliendo también la tradición de que sean los mandatarios quienes den inicio a los festejos, acudió la noche del viernes a un parque donde se levanta uno de esos centros de celebración y bailó la cueca, el baile tradicional chileno.

Se estima que en promedio cada familia gasta alrededor de 400 dólares en estas fiestas. Para solventar parte de esos gastos la mayoría de los trabajadores cuenta con aguinaldos que les pagan para estas fiestas y para Navidad sus empresas.