El veterano promotor estadounidense Bob Arum, el hombre que hizo posible que Julio César Chávez Jr. sea actualmente el campeón el peso mediano, versión Consejo Mundial de Boxeo, admitió que la pelea de esta noche ante el argentino Sergio "Maravilla" Martínez será su verdadera prueba de fuego.

Arum, que ha sido el que ha manejado la carrera de Chávez Jr. y al que Martínez ha acusado públicamente de impedir que la pelea se disputase un año y medio antes, dijo que confía en el campeón para que demuestre que es "auténtico" y que está entre los mejores después del proceso lento que ha tomado su desarrollo.

"Los últimos dos años nos ha demostrado que es capaz de estar dentro del mundo del boxeo y que tendrá por delante un futuro brillante si vence en esta pelea", declaró Arum la pasada noche al concluir el acto de pesaje para el combate que se va a disputar en el Thomas & Mack Center de la Universidad de Nevada Las Vegas.

Arum dijo que habían trabajado para poner a Chávez Jr., hijo del legendario excampeón mexicano Julio César Chávez, en la posición de llegar a ser una gran atracción dentro del mundo del boxeo, al nivel del filipino Manny Pacquiao o el estadounidense invicto Floyd Mayweather Jr.

Sin embargo, los propios aficionados mexicanos no ven a Chávez Jr. como su mejor boxeador del momento o con la mayor proyección de futuro, y mucho menos que posea el carisma, la clase y la pegada de su padre, al que sí lo consideran como el más grande de todos los tiempos.

"Es lógico que se quieran hacer las comparaciones con su padre, que fue una auténtica leyenda, pero Chávez Jr. ha mejorado mucho en los dos últimos años desde que Freddie Roach comenzó a trabajar con él", valoró Arum. "La manera como ha dado el peso, sin problemas como otras veces, demuestra que su preparación ha sido muy buena".

Tanto Arum como Roach dieron la luz verde para la pelea contra Martínez después de ver como Chávez Jr., de 26 años, realizó su mejor combate en la anterior defensa del título que hizo frente al inglés, de origen irlandés Andy Lee, al que derrotó por nocáut técnico en el séptimo asalto, aunque el inicio de la pelea no fue bueno.

"No había tenido mucha experiencia con zurdos y peleó ese gran combate", subrayó Roach. "Después de esa pelea, sabíamos que era hora de dar un paso hacia arriba y que Martínez era un zurdo peligroso, al que ahora podemos enfrentar porque junto a su padre hemos establecido un plan para ganarlo".

Uno de los elementos claves en ese plan ha sido el que Chávez Jr., con marca invicta de 46-0-1, se tomase en serio el trabajo en el gimnasio, algo que Roach admitió no hizo en peleas anteriores.

Roach reconoce en el documental de presentación de la carrera del campeón mexicano, en las series previas al combate, que le tocó esperar varias veces en el gimnasio por la llegada de Chávez Jr., pero al final ha puesto todo el trabajo necesario para llegar en forma a la pelea contra Martínez.

"Me ha tocado esperar por él en el gimnasio unas cuantas veces, pero por un campeón del mundo lo puedo hacer", comentó Roach.

A pesar que en las apuestas Chávez Jr. está abajo por 2-1, será el que se lleve la mayor bolsa del combate, tres millones de dólares, por 1,4 para Martínez, que también recibirá una parte proporcional de los ingresos de la venta de la televisión de pago.

A Martínez, de 37 años, nunca le importó ganar menos dinero que Chávez Jr. porque su gran deseo es recuperar el título que le pertenece y además demostrar que su rival nunca tuvo que poseerlo.

"No tengo ningún problema con el dinero porque ganará más, pero también va a recibir mayor castigo y a tener la derrota de su vida", ha reivindicado Martínez. "Lo que no puedo aceptar por más tiempo es que siga siendo campeón del mundo, es algo que no soporto".

La gran rivalidad montada en torno a la pelea ha hecho feliz a Arum, que desde hace más de una semana ya estaban vendidas todas las 20.000 entradas que tiene de capacidad el Thomas & Mack Center.

"El ambiente que se respira para esta pelea es como en los viejos tiempos de los duelos en el peso mediano que protagonizaron en los años 80 Marvelous Marvin Hagler y Thomas Hearns", señaló Arum. "Además, la pasión entre argentinos y mexicanos que se da en el fútbol va a estar también presente, aquí, en Las Vegas".

HASH(0x9e2c3a0)

Danny González