El presidente de Telefónica España, Luis Miguel Gilpérez, anunció hoy en Madrid la nueva política comercial de la compañía con una factura única en las comunicaciones de telefonía fija y móvil y de televisión, "Movistar Fusion", que, en su opinión, "va a cambiar el mercado".

Gilpérez anunció estas tarifas que para clientes que quieran ADSL a partir de 10 megabits de velocidad por segundo, con 500 minutos de llamadas al móvil y navegación móvil con descarga de un gigabit, tiene un precio de 49,9 euros, y si la conexión fija es con fibra, de 59,9.

Si quieren también televisión, el precio será con 79,9 euros al mes para ADSL y 89,9 euros para la fibra óptica.

A estas ofertas básicas se pueden añadir líneas móviles adicionales, varias tarjetas SIM para el móvil y planes de financiación del terminal, según los deseos de los clientes.

Estas ofertas se adaptan también a las necesidades de las empresas con distintos precios según los servicios adicionales que contraten.

Las opciones que incluyen televisión tienen Imagenio Familiar, con más de 70 canales y fútbol de liga y Chapions Leage en toda la temporada.

El directivo de la operadora señaló que la oferta supone ahorros del 30 % al 50 % en relación con lo que pagan los usuarios por servicios similares.

La nueva oferta ha sido comunicada ya a la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) y Telefónica espera ponerla en marcha el próximo 1 de octubre.

Estos precios incluyen la cuota mensual de línea fija, y a ellos hay que añadir el IVA, y, aunque todavía lo están estudiando, en principio tienen un compromiso de permanencia de un año.

Gilpérez ha señalado que mantienen la política de no subvencionar terminales pero que disponen de una amplía oferta de móviles con muy buenas condiciones de financiación para sus clientes.

El presidente de Telefónica España señaló que está oferta la está estudiando la operadora desde hace un año dentro de la política de incrementar la calidad y la satisfacción al cliente.

Ha explicado que no va a suponer una disminución de ingresos ya que aunque algunos de sus clientes se acojan a tarifas inferiores a las que ahora pagan, otros incluirán los servicios de televisión o de móvil por lo que pagarán más.

Ha insistido en que se está escuchando a sus usuarios y que están trayendo los centros de atención al cliente a España y trabajando para que sus clientes puedan recibir información en el idioma que deseen.

Próximamente, ha anunciado, van a presentar su nuevo modelo de atención premium desde España.

Las encuestas de la operadora han revelado que el 79 por ciento de sus clientes prefiere una buena tarifa, aunque tengan que pagar el terminal y en base a sus opiniones han diseñado la política de la operadora en el último año.

Este cambio se inició con la reducción de los precios del ADSL a 24,9 euros, continuó con la revisión de las tarifas del móvil de contrato y prepago y que en abril se dirigió a la forma de comercializar terminales, con el fin de las subvenciones.